Contenido Patrocinado. Clínica de adelgazamiento y nutrición del Doctor González El reto de perder peso sólo con papel y boli

  • Francisco consiguió perder 38 kilos y bajar 10 tallas en 16 meses, gracias al tratamiento del doctor González

El reto de perder peso con sólo papel y boli El reto de perder peso con sólo papel y boli

El reto de perder peso con sólo papel y boli

EL doctor José Luis González, especializado en el campo de la nutrición y la dietética desde hace más de 25 años. El doctor tiene experiencia en tratar a pacientes que tienen obesidad mórbida y obesidad extrema. En condiciones normales, si el paciente está en su peso, la grasa representa el 15-18% en varones jóvenes y el 20-25% en mujeres jóvenes aproximadamente. En caso de obesidad mórbida extrema el porcentaje de grasa puede ser del 50% al 70%. Este tipo de obesidad trae consigo enfermedades de todo tipo a los pacientes que la padecen. Y la obesidad extrema implica que cuanto más tiempo pase el paciente sin tratarse más riesgo corre su vida. Por lo que hay que acudir con la mayor urgencia posible al médico especialista.

En el caso de Francisco, padecía obesidad en segundo grado, y con 29 años tenía una altura de 1,76 m. y pesaba 118 kilos. En ese momento decidió acudir a la consulta del doctor González en Ubrique. Tras un tratamiento personalizado de 16 meses, su peso se posicionó en 80 kilos; había perdido 38 en total. Tenía una talla inicial de 52 y pasó a una talla 42, perdió 10 tallas.

Según el paciente, “gracias a la dieta que me ha puesto el doctor González y con un poco de ejercicio he podido cambiar mi vida y mi autoestima ha aumentado”, asegura Francisco. El tratamiento es una combinación infalible de una dieta sana y equilibrada y ejercicio, el doctor González personaliza la dieta de cada paciente para que no resulte un obstáculo y así se pueda conseguir el objetivo.

Según declara el doctor “no se trata de una dieta porque no se pasa hambre, mi método es darles unas normas alimentarias para que aprendan a comer, y es de vital importancia que el paciente entienda que somos lo que comemos”. Francisco asegura que con fuerza de voluntad y constancia todo se consigue, desde que ha perdido tanto peso su calidad de vida ha mejorado notablemente.

“A día de hoy continúo haciendo dieta aunque no de manera estricta pero sobre todo he ganado en autoestima y salud”, cuenta Francisco. En la primera consulta el tenía un IMC de 38.18 (obesidad en segundo grado) y al final terminó con un IMC de 25.88, un peso totalmente saludable. Francisco, asiste una vez a la semana a la consulta del doctor González para seguir controlando su peso.