Los nuevos ayuntamientos

Chipiona da la nota en la Costa Noroeste con Aparcero en la Alcaldía

  • El ex regidor chipionero vuelve al cargo casi 20 años después por liderar la lista más votada ante la falta de un pacto mayoritario en el Pleno municipal. En Sanlúcar, Rota y Trebujena siguen los mismos alcaldes.

Luis Mario Aparcero vuelve a la Alcaldía de Chipiona casi 20 años después. Luis Mario Aparcero vuelve a la Alcaldía de Chipiona casi 20 años después.

Luis Mario Aparcero vuelve a la Alcaldía de Chipiona casi 20 años después.

En la provincia de Cádiz hubo ayer un alcalde que salió investido “muy cabreado”. Lo admitió el propio elegido justo al terminar su intervención ante el nuevo Ayuntamiento de su pueblo. Se trata de Luis Mario Aparcero, el ex regidor de Chipiona que vuelve al cargo casi 20 años después. Ni siquiera para él era “un día de alegría”, según manifestó ante el Pleno municipal. “Chipiona no se merece esto”, confesaba abiertamente.

Aparcero fue proclamado alcalde como cabeza de lista de la candidatura más votada en las elecciones locales del pasado 26 de mayo. La falta de acuerdo entre las distintas formaciones políticas con representación municipal para conformar un gobierno de coalición que sume mayoría absoluta en la Corporación chipionera llevó a la designación de Aparcero como regidor chipionero al encabezar la opción de Unidos por Chipiona (UxCH), que resultó vencedora en los comicios por apenas ocho votos de diferencia sobre el PSOE. Ambas formaciones tienen cuatro concejales, en tanto que el PP, Ciudadanos (Cs) e IU poseen tres.

El elegido regresa a la Alcaldía en una situación de extrema debilidad, porque el grupo político que lidera cuenta únicamente con cuatro de los 17 concejales del Pleno del Ayuntamiento. De ahí su cabreo. Y su tristeza. De hecho, sus primeras palabras  como regidor tuvo un claro tono de súplica dirigida al conjunto de la Corporación. Empleó la expresión “por favor” en numerosas ocasiones. No paró de pedir ayuda a los ediles de todos los partidos para “levantar Chipiona”, consciente de que con sólo cuatro concejales lo tiene francamente difícil.

Su intervención no fue un discurso al uso. Aunque llevaba un guion escrito, optó por alejarse de la solemnidad que marca esta clase de convocatorias oficiales y echó mano de un tono coloquial que incluso llegó a provocar risas entre el numeroso público asistente que abarrotaba el Salón de Plenos del Ayuntamiento y la planta baja del edificio municipal donde se encuentra. “El bastón de mando no lo voy a sacar de aquí, no lo voy a ostentar hasta que trabajemos los 17 concejales. Yo soy alcalde porque encabezo la lista más votada y así lo establece la ley, pero a mí me hubiese gustado contar con el respaldo de todos. Por eso fui el primero que os reuní a todos”, afirmó Aparcero al mismo tiempo que se mostraba “encantado” por asumir “este reto”, que, según apostilló, era de la Corporación en su conjunto.

Aparcero se reconoció incapaz de llevar adelante el Gobierno local con tan poco apoyo en el Pleno. “Esto no lo va a conseguir Luis Mario Aparcero, que es el súper alcalde, el Superman, con cuatro concejales que tienen mucha ilusión y juventud. La única forma de conseguirlo es con ustedes. Por favor, altura de miras”, insistía.

En su intervención, no eludió referirse a su condena del conocido como caso Sanlúcar, aquel intento de soborno de hace dos décadas a un concejal del PP para tratar de evitar una moción de censura en el Ayuntamiento de la localidad vecina. Como es sabido, Aparcero fue inhabilitado durante un año y medio por un delito de cohecho. El caso le costó entonces la Alcaldía. Ante “el código ético que algunos ponen de excusa para quitarme de en medio” -en realidad todos los partidos han esgrimido este argumento-, Aparcero citó a su abogado para defender que “he cumplido la pena y estoy limpio”. “Lo dice el Código Penal y la Constitución. La pena se extingue con su cumplimiento. Y yo ya la he cumplido con creces”, aseguró.

El regidor investido, que señaló también que “vengo para estar cuatro años, no más”, se dirigió a todos los grupos políticos señalando que “puedo estar aquí 20 días, porque tenéis diez días para presentar una moción de censura contra mí si os ponéis de acuerdo”. “Pero os digo una cosa: si yo saliera por una moción de censura, que sería la tercera contra mí, de manera que no me asusta, os pido a los que os unáis para ello que contéis con los concejales de UxCH, porque lo que queremos es trabajar por Chipiona”, concluyó.

Los discursos de las demás fuerzas políticas estuvieron cargados de reproches mutuos por no haber conseguido ningún acuerdo que hubiera garantizado un gobierno estable con mayoría absoluta en el Pleno y sin UxCH, por esa “barrera ética” frente a Aparcero. La alcaldesa saliente, Isabel Jurado (PP), aprovechó la ocasión para defender la gestión de su equipo de Gobierno en los últimos años. “Nos vamos con la cabeza muy alta”, aseveró la ya ex regidora popular.

Los enfrentamientos que separan a los diferentes alcaldables -todos ellos veteranos en estas lides- y que rebasan el ámbito puramente político volvieron a ponerse ayer de manifiesto en el primer pleno de este mandato. Visto lo visto, no era de extrañar la inexistencia de un pacto mayoritario.

En las demás localidades de la Costa Noroeste, las sesiones de investiduras se desarrollaron según lo previsto. En Sanlúcar, Rota y Trebujena salieron reelegidos sus respectivos alcaldes de acuerdo con los resultados de los pasados comicios municipales

Víctor Mora revalidó su cargo en Sanlúcar sin más apoyo que el de su partido, el PSOE, como lista más votada. El regidor socialista no consiguió el respaldo de ninguna otra fuerza política representada en el Pleno del Ayuntamiento, pese a que en las últimas semanas trascendió la posibilidad de un acuerdo con IU o Cs para sumar mayoría absoluta en la Corporación sanluqueña.

En la sesión de investidura, celebrada en el Auditorio de la Merced, se acabó confirmando la proclamación de Mora como alcalde al encabezar la lista de una candidatura que obtuvo nueve de los 25 concejales del Pleno. IU consiguió seis ediles, Cs cinco, el PP tres, Podemos uno y Vox también uno.

El regidor sanluqueño, que salió satisfecho de la sesión, escribió en las redes sociales un mensaje de agradecimiento “a todos los ciudadanos que han vuelto a confiar en mí”. “Asumo el cargo con responsabilidad y orgullo por ser la persona elegida para volver a dirigir esta ciudad y con la misma ilusión del primer día”, agregó. 

En Rota, el nuevo Pleno del Ayuntamiento se constituyó en una sesión en la que, como era de esperar, resultó reelegido el alcalde socialista Javier Ruiz con el lógico apoyo del PSOE, claro partido vencedor en los pasados comicios locales. En el plano anecdótico -aunque en política nunca se sabe-, el concejal de Vox, José Manuel Sánchez, votó a favor de la investidura de Ruiz.

La mayoría absoluta de los socialistas en la Corporación, que suman doce de los 21 concejales, permite a Ruiz contar con un respaldo sólido para gobernar sin sobresaltos en el mandato municipal que comenzó ayer. En la oposición estarán el PP (5), Vox (1), IU (1), Ciudadanos (1) y Podemos (1).

Tras el pleno de constitución, y de acuerdo con los trámites del traspaso de poderes, se procedió a la firma del arqueo relacionado con cuestiones económicas de las arcas municipales, un acto que se llevó a cabo en el propio Castillo de Luna, sede principal del Ayuntamiento roteño.

En Trebujena, todo transcurrió según el guion programado. Jorge Rodríguez fue reelegido alcalde de Trebujena con la tranquilidad que supone contar con una mayoría absoluta en la Corporación municipal: la de IU, que consiguió siete concejales en los comicios de mayo.

El pleno, celebrado en el patio del Ayuntamiento, supuso el comienzo de un mandato en el que la única oposición institucional que tendrá el Gobierno local izquierdista será la del PSOE, que cuenta con seis ediles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios