Aparcamientos

El parking subterráneo de Pozos Dulces, en El Puerto, las obras de la vergüenza

  • Tras salir la empresa municipal Impulsa del proyecto, aún se busca un inversor interesado en aportar los 6,5 millones de euros que faltan para su conclusión

Los edificios de Pozos Dulces se reflejan en el agua de las últimas lluvias, entre ellos el Casino Bahía de Cádiz, que aguarda el fin de la obra para su traslado. Los edificios de Pozos Dulces se reflejan en el agua de las últimas lluvias, entre ellos el Casino Bahía de Cádiz, que aguarda el fin de la obra para su traslado.

Los edificios de Pozos Dulces se reflejan en el agua de las últimas lluvias, entre ellos el Casino Bahía de Cádiz, que aguarda el fin de la obra para su traslado. / Andrés Mora Perles

Más de siete años han pasado desde que se constituyera Impulsa Aparca, la sociedad encargada de construir los dos aparcamientos subterráneos previstos en un principio en el casco urbano de El Puerto de Santa María. Muchas cosas han ocurrido desde entonces hasta ahora, entre ellas que los dos parkings, el de Pozos Dulces y el de Plaza de Toros, se quedaron tan solo en el primero, y ni siquiera este se ha podido terminar.

Una de las entradas del futuro parking, que aún está sin excavar. Una de las entradas del futuro parking, que aún está sin excavar.

Una de las entradas del futuro parking, que aún está sin excavar. / Andrés Mora Perles

Los propietarios de negocios de la zona se encogen ya de hombros cuando se les pregunta, cansados de promesas y de largas cambiadas. Ya se han resignado a sobrellevar la situación como pueden, aguantando un tirón que dura ya demasiado. Uno de los afectados en el Casino Bahía de Cádiz, que espera trasladarse a la zona desde 2017.

Hace poco más de un año que el Ayuntamiento decidía dejar a la empresa Impulsa El Puerto fuera del proyecto, en un intento de salvar los muebles de una sociedad municipal maltrecha. Ahora es la sociedad Impulsa Aparca la que sigue adelante, de la mano de la constructora Gyocivil y el gestor de fondos europeos GED, pero es necesario que entre también un socio capitalista que deberá aportar al menos los 6,5 millones de euros que restan para finalizar las obras.

Hay que tener en cuenta que a los trabajos les quedan al menos trece meses de duración, ya que aún no se ha sacado ni una sola pala de tierra del interior. Sí están hechos los pilares del futuro parking y ha comenzado la urbanización del acerado más cercano a las fachadas, pero las obras llevan de nuevo varios meses parados, a la espera del ansiado inversor que no termina de llegar.

Fuentes cercanas al proyecto señalan que la pandemia ha espantado a los posibles inversores

Según han explicado a este periódico fuentes cercanas al proyecto, ha sido la incidencia de la pandemia la que ha retrasado todo el proyecto, una vez materializada la salida de Impulsa El Puerto. Y es que al parecer antes de la llegada del coronavirus había varias empresas interesadas en entrar en el negocio, pero la mayoría de ellas salieron de estampida ante la creciente incertidumbre económica.

Ahora, de nuevo, se han retomado las negociaciones con algunas de ellas, aunque han pedido algo de tiempo hasta ver cómo evoluciona la pandemia y por tanto las perspectivas económicas.Cuestionado por el estado del proyecto el alcalde de la ciudad, Germán Beardo, se ha limitado a contestar a este medio que pronto habrá novedades muy positivas, sin especificar nada más sobre estas supuestas novedades.

Otra imagen de las obras, que están paradas hace meses. Otra imagen de las obras, que están paradas hace meses.

Otra imagen de las obras, que están paradas hace meses. / Andrés Mora Perles

La información facilitada por el equipo de gobierno sobre este proyecto ha sido más bien escasa hasta la fecha, y aunque es cierto que Impulsa ya no está en el negocio, también lo es que será en el futuro la encargada de la explotación del aparcamiento, así como que cuenta con una persona designada en el Consejo de Administración de Impulsa Aparca, aunque sea como observador.

Tampoco está claro si el anuncio de la construcción de otro parking subterráneo a pocos metros, en la Bajamar, por parte de la Autoridad Portuaria beneficiará al futuro del de Pozos Dulces, que de momento sigue siendo para El Puerto la obra de la vergüenza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios