Provincia de Cádiz

"Aquí no hay ninguna trama política ni creo que haya más funcionarios implicados"

  • Reconoce que los mecanismos de control han fallado pero descarta la existencia de responsabilidades políticas · De Bernardo espera con impaciencia los resultados de la auditoría interna que se ha emprendido para dar respuesta a todas las dudas

Afronta los momentos más difíciles de su gestión como alcalde de San Fernando. Habla de la gran preocupación que existe en el Gobierno municipal y de la consternación de todo el personal que trabaja en el Ayuntamiento isleño. Sabe que el caso es grave y que puede ser un ariete político contra la gestión del PA. "Pero tenemos que actuar con serenidad y entereza", dice.

-Ha transcurrido un mes desde las detenciones de los dos funcionarios acusados de un presunto delito de malversación de caudales públicos. Los datos ofrecidos hasta la fecha hablan de hasta 7,67 millones de euros. ¿Son cifras definitivas?

-Desde un primer momento hemos querido actuar con contundencia. Mi primera acción ha sido denunciar los hechos. Y luego pedir a los técnicos de los servicios de Economía y Hacienda un informe para ver el alcance de lo ocurrido, determinar hasta dónde y desde cuándo ocurría. No son cifras definitivas, tendrán que ser confirmadas. Son los datos de los primeros estudios realizados y que, según el interventor, dicen que podrían llegar a esta cantidad. ¿Por qué? Porque es el máximo que teóricamente tenía que haber en la caja.

-¿Y por qué se cuentan estas irregularidades desde 2003?

-Porque el cuadro de la Caja municipal a 31 de diciembre de 2002 estaba bien. Todo habrá que revisarlo, claro. Pero en esa fecha, inicialmente, se ha comprobado que los datos que había eran reales.

-La pregunta que todo el mundo se hace es cómo ha sido posible que desapareciera tal cantidad de dinero sin que nadie se diera cuenta antes y también durante tanto tiempo.

-Estoy a la espera de que concluya cuanto antes el informe interno que se está elaborando para poder dar estas explicaciones a la ciudadanía. Ahora mismo se están haciendo dos trabajos paralelos. Uno de depuración de datos, de punteo y arqueos y revisión. Y, por otro lado, se está elaborando un informe interno de lo que ha acontecido para poder responder a esas preguntas de cómo ha podido ser y por qué durante todo tiempo.

-Evidentemente, han fallado los mecanismos de control.

-Es evidente que han fallado los sistemas de control. Ha habido una falta de celo. Pero motivada por algunas circunstancias que espero aclarar con la auditoría interna .

Aquí se ha dado un cúmulo de circunstancias, desde exceso de confianza, falta de control, desde la habilidad que ha tenido los presuntos autores del delito en sus relaciones en el trabajo para enfocar la atención de sus superiores hacia otros sitios. Y todo desde la tranquilidad y seguridad que se vivía al creer que aquí no faltaba un duro. Pero todas estas cuestiones se darán a conocer cuando concluya el informe interno -espero que en no más de quince días- y que comunicaré enseguida a los ciudadanos.

-Sin embargo, desde el Gobierno municipal se descarta que haya más personas implicadas.

-Estoy seguro de que no va a haber más funcionarios implicados, por los informes que tengo y por el procedimiento que presuntamente se ha seguido en este asunto. Será la investigación policial y la judicial las que tengan que determinar quiénes han sido los autores del delito. La denuncia se ha hecho sobre los informes de los responsables del servicio, que reflejan quiénes son las posibles y supuestas personas que podrían haberse llevado este dinero. Será la justicia la que tendrá que determinar lo que sea, espero que cuanto antes. Y, con respeto a la presunción de inocencia, si ese dinero está en bienes o está en determinadas cuentas bancarias, espero que cuanto antes se pueda actuar para que vuelvan a su sitio, las arcas municipales.

-¿Se siente responsable de lo sucedido?

-Mi responsabilidad es actuar, llegar hasta el fondo de todo este asunto e intentar que los autores de lo ocurrido paguen y vayan a la cárcel. Es también mejorar y corregir los procesos de control interno que han fallado después de lo que ha pasado. De todo esto soy yo responsable. Del posible hurto, no.

El PSOE me ha acusado de firmar las liquidaciones presupuestarias de estos años. Pero no soy responsable de lo ocurrido, cualquier alcalde, como autoridad político-administrativa, que se niegue a suscribir una resolución, necesita de un informe técnico que así se lo advierta. No existe argumento jurídico, ni fáctico ni administrativo para que un alcalde no firme el arqueo de caja que corresponde a cada comienzo de un mandato corporativo, ni el decreto de aprobación anual de liquidación del presupuesto. Todo ello, cuando no hay descuadre ni advertencia al respecto. La firma de la liquidación presupuestaria es un trámite normal, preceptivo y reglado. Es más, si el alcalde, sin advertencia no firmara un expediente, podría incurrir incluso en responsabilidad penal. Y todo esto el PSOE lo sabe. Los políticos entramos en la elaboración de los presupuestos y en decidir dónde se asignan los recursos y a qué partida se asignan esos recursos . -Se ha advertido por parte del PSOE del saldo creciente de la Caja municipal en los últimos años en cantidades por encima de lo normal. ¿Nada en las cuentas hacía sospechar? ¿Las liquidaciones eran normales?

-En el decreto de liquidación del presupuesto que se firma (muestra el de 2007) no había nada raro. La liquidación del presupuesto te indica que está cuadrado. No hay desfase contable, ni desajuste contable. Hay un desfase en la Caja, pero no contable.

El político en una liquidación del presupuesto se fija en el remanente para tomar decisiones políticas al respecto. Y el decreto se firma. Y todo cuadra. Y va a Pleno y a los órganos de control de las administraciones. Pero no hay un alcalde o un concejal de Hacienda que se ponga a revisar todo el expediente administrativo si no existe una advertencia al respecto. Esa es la mezquindad y maldad de las afirmaciones que se han hecho sobre esto.

-Pero si había un desfase en la Caja, cómo no se reflejaba en las liquidaciones.

-La contabilidad cuadraba, pero contaba con un dinero de la Caja que no estaba y que seguramente era una cantidad demasiado grande (unos siete millones de euros) para que estuviera allí.

En los últimos años se ha ido mejorando la gestión, se ha perfeccionado el sistema, se han ido depurando bastantes partidas, pero probablemente la más importante, en la que más celo se debería haber tenido, no se ha hecho como debiera. Y esa partida de la Caja municipal se ha incrementado en los últimos años. Evidentemente, desde la conciencia de que no era dinero en efectivo. Hay un conciencia en los responsables económicos municipales de que esa cantidad no es dinero en efectivo. Es dinero que existe, pero no en efectivo. Y dinero que, contablemente, el Ayuntamiento no podía disponer de él al momento. Se sabía que no había siete millones de euros en la Caja. Es dinero que podría estar en documentos, en aplicaciones pendientes, en elementos contables, igual que se habían ido depurando con anterioridad determinadas partidas de presupuestos cerrados, de obligaciones pendientes de cobro, de derechos adquiridos, de deudas vencidas no exigibles, de deudas en avales. Y es cuando se va a depurar esa partida cuando se ve que, efectivamente, falta dinero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios