Tribunales Cádiz

Los forenses ven trastorno mental en el supuesto parricida de Arcos

  • Los peritos dictaminan que el procesado tiene limitadas sus capacidades intelectivas y volitivas

El encausado junto a su abogada en la primera sesión del juicio. El encausado junto a su abogada en la primera sesión del juicio.

El encausado junto a su abogada en la primera sesión del juicio. / Vanesa Lobo.

El juicio con jurado al vecino de Arcos acusado de asesinar a su bebé de ocho meses asfixiándolo contra su propio pecho en junio de 2017 siguió celebrándose ayer en la Sección Octava de la Audiencia Provincial con sede en Jerez.

En la jornada de ayer, tuvo especial relevancia la testifical de los médicos forenses del servicio de psiquiatría del Instituto de Medicina Legal de Sevilla que valoraron al procesado.

Los expertos explicaron al tribunal popular que el supuesto parricida “sufre un trastorno mental grave”, que “tiene limitada su capacidad intelectiva” y que padece “interpretaciones delirantes”.

Los peritos señalaron igualmente que el encausado tiene gravemente afectadas sus capacidades volitivas a la hora de decidir con libertad. En este caso, concluyeron, el procesado pudo llevar a cabo los hechos que se le imputan bajo un cuadro psicótico desestructurado que le llevó a pensar que si no lo hacía, el mundo se acabaría.

El vecino de Arcos acusado de asesinar a su hijo, según los forenses, sabía lo que estaba pasando en el momento de los hechos pero creía que llevaba a cabo una acción superior: salvar el mundo.

El juicio con jurado entra mañana en su fase final con las conclusiones de la fiscal, la acusación particular y la defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios