Provincia de Cádiz

La venta de viviendas y las hipotecas se desploman un 30% en la provincia

  • El sector inmobiliario ahondó su crisis en los diez primeros meses de 2007 y aún no ofrece síntomas de mejora · En octubre, los bancos concedieron en Cádiz la mitad de los préstamos del año anterior

El negocio inmobiliario continúa ahondando el pozo en el que reside desde hace más de un año. Aunque promotores y expectantes compradores encomiendan su futuro a la tregua que ha dado el Euríbor durante los últimos meses, el sector no ofrece hasta el momento estadística ni certeza alguna que apunte hacia una próxima recuperación. Tampoco hay síntomas de mejora en los datos conocidos ayer sobre operaciones de compraventa y de contratación de hipotecas, que corresponden al mes de octubre y arrojan caídas interanuales próximas al 30% en ambos indicadores.

Los bancos, que mantienen severas restricciones en el grifo de la financiación, están concediendo en la provincia menos de la mitad de los préstamos que en el año anterior. La tendencia se apuntó en septiembre y se confirmó en octubre -el último mes analizado por las estadísticas-, cuando se rubricaron 2.736 hipotecas, frente a las 5.705 del mismo mes del año anterior. En el acumulado del ejercicio, los préstamos ya se reducen casi un 31% con respecto a los diez primeros meses de 2007, en la estela bancaria nacional.

El montante medio de cada crédito se incrementa un 0,8% hasta los 152.456 euros en el mismo periodo, según los datos ofrecidos por el INE -Instituto Nacional de Estadística-, pero este aumento no es suficiente para paliar el desplome del negocio hipotecario en la provincia. En octubre, bancos y cajas concedieron un total de 863,2 millones de euros para operaciones inmobiliarias en Cádiz, casi un 60% menos que en el mismo mes del año anterior.

La fuga total de financiación en la provincia en los diez primeros meses de 2008 fue de 1.980 millones de euros, una media de 198 millones mensuales, o el equivalente al 30% del dinero prestado en el mismo periodo de 2007.

La dificultad para obtener financiación, sumado a la pérdida de poder adquisitivo de las familias y, todavía, a la desconfianza popular en la recuperación económica, siguen actuando como lastre en la compraventa de inmuebles en la provincia, indicador que se precipita casi al mismo ritmo que el desplome hipotecario. Las operaciones inmobiliarias descendieron un 27% interanual en los diez primeros meses del año recién acabado hasta las 15.626 (parámetro en el que se incluyen las ventas y, con escasa repercusión, herencias y permutas). La cifra desvela que unas 52 viviendas están cambiando cada día de titular en Cádiz, frente a las 72 que lo hicieron, también de media, entre enero y octubre de 2007. De la caída no se salva tipología alguna de inmueble, ni vivienda de renta libre (-24%) ni de régimen protegido (-45%), ni nueva (-29%) ni usada (-24%).

No hay expectativas de que los datos de noviembre y diciembre maquillen siquiera la tendencia a la baja del sector inmobiliario en el balance del recién despedido 2008. Sobre el cierre del grifo hipotecario, el Gobierno ha estimado que, tras el plan de apoyo al sistema financiero, bancos y cajas volverán a ofrecer créditos con normalidad a lo largo de "los primeros meses de este año".

Los compradores también aguardan a que la vivienda continúe abaratándose. La Sociedad de Tasación ha cifrado esta semana los precios gaditanos al mismo nivel de hace dos años y vaticina que seguirán a la baja durante el primer semestre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios