Cultura

Afortunados esquemas artísticos

Afortunados esquemas artísticos Afortunados esquemas artísticos

Afortunados esquemas artísticos

Comentarios 1

Continúa la programación expositiva en el Palacio del Virrey Laserna con una muestra colectiva de cuatro autores de contrastada solvencia y jugosa variedad creativa. Cuatro autores que desentrañan, con rigurosidad y sentido, los planteamientos artísticos de distintas modalidades expresivas. Se trata de una exposición abierta, con buenos postulados de un arte que llega a todos sin demasiadas interferencias y que proporciona las mejores sensaciones emocionales.

David Maldonado nos introduce en ese paisaje, sabiamente construido desde unas marcas cromáticas que imponen sus máximas circunstancias, y que posibilitan la manifestación de una realidad que abandona las exactitudes representativas para acentuar las marcas plásticas de un color que magnifica lo real y lo hace infinitamente más expresivo. Las obras de David Maldonado plantean un paisaje, resuelto con mínimos registros ilustrativos pero contundentes planteamientos formales. Un paisaje que suspende los meros desarrollos de la representación concreta para situarnos en los parámetros de una expresión muy bien construida para que oferte sus más sabios registros plásticos, esos que convencen y atrapan sin exuberancias efectistas.

ESCULTURA y PINTURA Palacio del Virrey LasernaJEREZ

Fernando Pemartín continúa mostrándonos los caminos que conducen desde la figuración hacia los espacios reduccionistas de una esencial abstracción muy bien planteada desde lógicas posiciones formales. En su pintura la realidad no pierde sentido, sólo se desprende de hojarascas desvirtuantes para manifestar únicamente la síntesis de lo que verdaderamente interesa. En sus obras, la referencia del sujeto protagonista está más que presente; sin embargo, la mirada ha tamizado sus consignas concretas y pone a lo real en sus mínimas formas, aquellas que se presientes y se adentran hacia los espacios de la emoción. Su pintura rompe la línea ilustrativa y nos hace transitar por la pura esencia del color que configura esa realidad sutilmente evocada.

Pelayo Domecq nos conduce por los complejos postulados de la escultura, esos que, ya, son patrimonio de muy pocos. Su obra está confeccionada con infinita soltura plástica. Modela los elementos de la realidad con contenida precisión, acentuando sus perfiles más expresivos y generando piezas de mucho contenido formal. Recrea una fauna muy bien definida, con volúmenes gestuales que marcan, con acierto, esa realidad que manifiesta. Pelayo Domecq nos sitúa en unas estructuras compositivas que potencian lo real y dan una mayor credibilidad a las formas. Junto a los animales, presenta una higuera con muy buenos signos escultóricos y que dan idea de la contundencia artística de un autor que necesitamos más presente en nuestro paisaje expositivo.

Javier Grandes es pintor de amplio recorrido. Sabe muy bien encarnar los esquemas de la figuración; sobre todo aquellos que dan forma a un paisaje valiente y esclarecedor. Además insufla a los horizontes que pinta de una atmósfera especial que hace, todavía, más inmediatos sus bellos encuadres de nuestro entorno. En sus obras amplia las perspectivas, conjugando acertadamente las posiciones cromáticas de los horizontes marítimos y de las suaves tonalidades cálidas de la costa. Además consigue atemperar las exuberancias lumínicas del litoral que pinta dando mayor protagonismo a ese aspecto sensorial que produce la límpida atmósfera de los vientos cambiantes. Es por tanto, además de un ilustrador de la naturaleza, un sabio intérprete de la envolvente magia que inunda nuestro territorio cercano.

Buena exposición colectiva que se convierte casi en cuatro pequeñas individuales de muy buenos asuntos artísticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios