Cultura

Alcances viaja en su arranque de Los Pabellones a Tánger

  • La gala inaugural proyecta hoy en el Falla el corto 'A la sombra de Moret', de Antonio Labajo, y el documental 'Madres invisibles', de Lorenzo Benítez

Alcances vuelve hoy a cumplir años: 48. Aquella Muestra Cinematográfica del Atlántico amamantada en sus inicios por Fernando Quiñones y que después mutó, para sobrevivir, en Festival de Cine Documental comienza esta noche una nueva edición en el Gran Teatro Falla. La gala inaugural, conducida por Enrique Miranda y el grupo Chirigóticas, proyectará dos películas de realizadores gaditanos: 'A la sombra de Moret', un corto de Antonio Labajo sobre el cierre del bar Los Pabellones, y 'Madres invisibles', la película del periodista Lorenzo Benítez que denuncia la situación que sufren las madres solteras en Marruecos. Todo el lote, más el corto ganador del certamen DocuExprés, a partir de las nueve de la noche.

Antonio Labajo era un parroquiano más en Los Pabellones, el bar de la plaza de San Juan de Dios de la capital gaditana, esquina a Plocia, que cerró sus puertas hace dos años. Allí, en aquel lugar de encuentro del gaditano mundo del Carnaval y sus cantes -Youtube ha quedado como testigo de muchas actuaciones-, había rodado antes Antonio algunas de sus películas. Pero le faltaba algo para redondear su visión de un local tan gadita. Y ese algo surgió cuando edificio se rehabilitó y se anunció el cierre definitivo del histórico bar.

"Cádiz le ha tenido siempre mucho cariño a los Pabellones -cuenta Labajo-, pero creía que le faltaba ese punto en el cine que fuera específico de ellos, recoger ese momento, aunque fuera doloroso, de la despedida, de cómo se empaquetan los cuadros, se desmantela el bar de tantos años y recuerdos, y eso me atraía como realizador y como parte implicada. Me fui con la cámara y empecé a rodar los días previos"., estaba el runrún, la gente no se lo quería creer, que después de la obra se iba a volver a abrir, pero qué va. Sabía que no había por dónde cogerlo".

Antonio Labajo se planteó su documental, que se estrena hoy, como un homenaje a los parroquianos y a Pepe, el propietario del bar. Una película "por y para ellos" que el director gaditano afrontó con la incógnita del destino de todas las personas acostumbradas a reunirse a diario en aquel bar. Y ahí surgió la cercana estatua de Moret, que se convirtió en su cobijo y en el título de la película: "Coincidió que decidieron quedar en la estatua de Moret. De pronto, se ha convertido Moret en el referente que les faltaba. Se sentaban allí en los escalones, y decidí también grabar ese aspecto, cómo esas personas desubicadas se juntan alrededor de Moret para seguir haciendo lo que hacían dentro: charlar de Carnaval, de Semana Santa, de fútbol, de flamenco, de política...".

Y de San Juan de Dios, en Cádiz, a Marruecos, país en el que se desarrolla la película Madres invisibles. La cinta de Lorenzo Benítez, estrenada en abril en Documenta Madrid, es una denuncia en toda regla de la situación que sufren las madres solteras en un país donde sigue siendo delito el sexo fuera del matrimonio.

En poco más de una hora, Benítez relata la experiencia de Hafida, madre soltera en Tánger y que con los años se implicó en una asociación dedicada a orientar en salud reproductiva y sexual a las marroquíes. Alrededor de tres años le ha costado al periodista gaditano de Canal Sur contar su historia y la de tantas mujeres literalmente rechazadas por los hombres y la sociedad magrebí. Fue "un proceso lento", como explica Lorenzo Benítez, porque precisó de un profundo trabajo de investigación y documentación en Marruecos al que siguió la confección del guión, la elección de los personajes y un rodaje que tuvo que realizarse de "una manera discreta", sin ningún tipo de permiso.

Todo el esfuerzo ha merecido la pena, pues se ha conseguido dar a conocer una realidad que muchos no conocen. Hasta ahora, además del estreno en Madrid, la película ha sido proyectada en el Festival de Cine Africano de Tarifa y en el cine Rif de Tánger, una emblemática sala refugio del cine independiente. La acogida, tanto en España como en Marruecos, ha sido excelente, con un público, el español, que "identificaba la historia con el desprecio que también sufrían las madres solteras españolas durante el franquismo".

Esta noche, Lorenzo Benítez verá proyectada su película en el Falla, en la sala en la que vio su primera película en pantalla grande, La conquista del Oeste, y en Alcances, el festival al que acudió por primera vez siendo un adolescente y que le curtió en el cine independiente. "Será muy emocionante", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios