XXVI Edición de los Premios de la Cátedra

Catedráticos del buen arte

  • La Atalaya acoge la entrega de los premios nacionales y la 'Copa Jerez' de la Cátedra de Flamencología a artistas como Sara Baras, Agujetas, Juan Vergillos, Miguel Ángel González y la Fundación Cristina Heeren

Si ‘el tiempo’ acompaña, como lo hizo ayer, la Cátedra de Flamencología podrá celebrar de nuevo, en dos años, otra edición más de sus prestigiosos premios. Si las borrascas no amenazan, es decir, si los medios humanos y económicos se prestan, algún lugar de Jerez volverá a llenarse de arte, mucho arte, como ocurrió en esta 26ª edición de estos reconocimientos bienales, en los Museos de la Atalaya. Trece nombres para trece galardones, “y bien merecidos”, que recibieron sus reconocimientos en una concurrida gala, a la que no pudo acudir por problemas de salud el director de la Cátedra, Juan de la Plata. En un acto coordinado por el relaciones públicas y el subdirector de la entidad, Pepe Marín y Manuel Pérez Celdrán, respectivamente, y en la que han colaborado el Ayuntamiento, la Fundación Andrés de Ribera, el Centro Andaluz de Flamenco (CAF), la Asociación de Profesores de Danza Española y Flamenco (APDE) y las bodegas González Byass.

“Este año están bien repartidos”, comentó Celdrán, que dedicó elogios a cada uno de los homenajeados, como a Manuel de los Santos Pastor ‘Agujetas de Jerez’ (Premio de Honor a la Maestría por toda una vida dedicada al cante), “por su pureza en el cante y por su larga carrera, en la que ha demostrado que es especial”. Sara Baras (Premio Nacional de Baile) “por lo reconocidísima que es su labor”, que dedicó el premio, llena de orgullo, “a mi familia y a la mujer que más quiero, junto a mi madre, Juana la del Pipa. ¡Te quiero!”. José de la Tomasa (De Cante), “otro famoso cantaor, muy en la línea de su ADN flamenco, Manuel Torre”. Antonio Higuero (De Guitarra), “un artista excelente, de quien ya era hora que alguien se acordara, con un reconocimiento nacional que es muy importante”. Curro Lucena (De Discografía), “un hombre dedicado a hacer bastantes discos  con una serie de cantes especiales”. Fundación Cristina Heeren  de Arte Flamenco (De Enseñanza), “una fundación sevillana que ha tenido muy buenos profesor y que además enseñan muy bien. Entre esos maestros ha tenido a  Naranjito de Triana”. El fotógrafo Miguel Ángel González (De Artes Plásticas), “porque se lo merecía, por esas páginas tan extraordinarias que hace en este Diario en cada Festival de Jerez”. Y también del Grupo Joly, el crítico de Diario de Sevilla Juan Vergillos (Premio Nacional de Medios de Comunicación), “un hombre que escribe de forma muy profunda del flamenco y  es además un gran periodista”. Al Colegio Mayor Universitario Isabel de España de Madrid (De Divulgación), “que organiza desde 1998 un festival anual con el nombre de ‘Tío Luis el de la Juliana’, primer cantaor que se conoce y además era de Jerez”. La peña Al-Andalus de Amberes (Bélgica)  (De Promoción), nacida hace 27 años, “por su mucho arraigo al flamenco, ya que celebra una Feria en mayo, y por dar a conocer la Navidad jerezana”, y cuyo presidente, Antonio María Pérez Martín calificó Jerez como “el kilómetro cero del flamenco”. Respecto a los premios locales o ‘Copa Jerez 2012’, esta edición han recaído en el cantaor Manolo Simón, “a quien también era hora de que se le reconociera en su tierra, ya que lo es más fuera que dentro de estas fronteras”. La bailaora Patricia Ibáñez, “por ser una excelente artista”; y al guitarrista Diego del Morao, “la reencarnación de su padre, Moraíto, con el mismo arte”. Para optar a los Premios Nacionales es necesario que los artistas jerezanos reciban antes la ‘Copa Jerez’. A la vez que los galardonados fueron recogiendo su premio, el CAF proyectaba un vídeo de cada uno de ellos, en el que se explicaba su trayectoria en imágenes.

Miguel Ángel González aseguró que es “un orgullo recibir este galardón por su importancia en el mundo del flamenco y su proyección nacional e internacional, en definitiva, por su prestigio. Lo recojo con mucha satisfacción y me produce además una gran alegría por lo inesperado. Me apasiona mi trabajo y nunca pienso en recibir premios por ello, tan sólo disfrutar con esta labor y hacer disfrutar a los demás con mis imágenes, que es ya en sí un premio. Y si además la Cátedra lo reconoce también con un Premio Nacional pues ya la felicidad se multiplica”.

Para Juan Vergillos también es “un orgullo que una institución como la Cátedra de Flamencología, un grupo de personas cuyo único objetivo es la divulgación y defensa de los valores del arte flamenco, sin vínculos con grupos políticos o de opinión, se haya fijado en mi trabajo. Me siento muy honrado de recibir un galardón que recibieron maestros como Anselmo González Climent, Fernando Quiñones o Félix Grande”. Antonio Higuero reconoce que fue “una grata sorpresa porque no me imaginaba un reconocimiento así para una persona joven, cuando suele ser para alguien con muchísima experiencia. Aunque yo ya llevo tocando la guitarra desde los 14 años, algo que ya es una forma de vida y me voy dando cuenta de mis responsabilidades. Creo que es el reconocimiento a una trayectoria, a tantos kilómetros y a estar rodeado de tan buenos artistas”.

El joven guitarrista Diego del Morao apuntó que le “ha hecho ilusión. Mi padre también tiene este premio, y muchos nombres importantes. Me hubiera gustado que él se hubiera enterado”. José de la Tomasa se mostró casi “más orgullo por que el Premio me lo dé la Cátedra, que por el galardón en sí, y por que me lo den en Jerez. El valor es sentimental. He sabido esperar y por fin me llegó la hora de este reconocimiento”.

“Fenómeno” se sentía Agujetas por este galardón. “Ya tengo varios de la Cátedra, y estoy muy contento. Ya ves, 50 años de carrera andando por todo el extranjero, está bien. Y si Dios quiere, seguiré”.

Manolo Simón destacó que no estaba contento, “sino contentísimo. ¿Tú sabes todos los años que llevo cantando? Esto me ha venido muy bien porque me ha dado mucha fuerza para seguir luchando y aprender cada día más. He ganado muchos premios, pero éste... Mira, tengo el vello de punta”.

Además de los homenajeados, también tuvo palabras de reconocimiento, a través de un comunicado, el consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, quien trasladó su “más sincera enhorabuena” a los diez merecedores del galardón a nivel nacional y a los tres artistas locales, y destacó de ellos la labor realizada en la difusión de un arte “que no entiende de fronteras pero que ha convertido a Jerez de la Frontera en uno de sus principales baluartes”. En nombre de la Consejería asistió la directora del Instituto Andaluz del Flamenco, María de los Ángeles Carrasco, que recordó que esta Administración “seguirá apoyando la labor de la Cátedra”.

La alcaldesa de la ciudad, María José García-Pelayo, dijo que son unos premios “con solera, claro referente del flamenco en el mundo. Creo que a lo largo de los años se han ampliado los aspectos del flamenco que se han ido reconociendo. Todo esto es muy positivo”.

Todos los galardonados, desde la propia tribuna, tuvieron palabras de cariño y deseos de una pronta recuperación para Juan de la Plata. Tanto es así, que la alcaldesa anunció que la próxima Fiesta de la Bulería estará dedicada a él, “por ser su promotor y creador. Ya se merecía un reconocimiento por parte de la ciudad. Jerez debe rendirle tributo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios