Cultura

Celebración de los versos y los juegos de Carlos Edmundo de Ory

  • 'Visiones' marca el primer aniversario de la desaparición del escritor gaditano con un encuentro que une literatura, música y plástica en recuerdo del poeta que no perdió nunca la capacidad de asombro

Comenta el coordinador de Visiones, José Manuel García Gil, que este encuentro ha sido "muy fácil de organizar": "Nada más sencillo -insiste- que convocar en nombre de Carlos Edmundo de Ory a quienes querían prestar su voz o el conocimiento de su obra". Una iniciativa que resulta "especialmente reseñable en esta época de malos tiempos, no sólo para la lírica, sino para todos -continúa García Gil-. Con tantos enemigos invisibles que surgen todos los días, es un gusto convocar a amigos cómplices y visibles".

Con la inauguración de Visiones -a cargo del concejal de Cultura, Antonio Castillo, y de la viuda del poeta, Laura Lacheroy-, se presentaba también la muestra ORYundo... SOY, comisariada por Antonio Castaño: una colección de collages elaborados con textos e imágenes de De Ory que pasará a formar parte de su Fundación.

El inicio de las jornadas vio también la presentación, durante la tarde de ayer, del libro Poemas y collages, de Del Centro Editores. Una publicación que nace de la oportunidad -surgida en la pasada Feria del Libro gaditana- de sacar a la luz un volumen con collages inéditos de De Ory, acompañados de una selección de poemas escogidos y varios textos manuscritos del poeta. "Siempre nos ha interesado la relación entre artes plásticas y literatura -indicaba al respecto Claudio Pérez-, que fue muy fuerte durante las vanguardias y que luego pareció extinguirse".

Ory Pro Nobis fue el nombre del homenaje "sencillo y sentido" que el colectivo La Palabra Itinerante realizó al poeta gaditano. Una puesta en escena que aunó letra, música y pintura en una actividad que parecía resumir tanto el carácter juguetón del autor de Metanoia como el espíritu multidisciplinar del encuentro. "La de Carlos Edmundo de Ory -reflexionaba José María Gómez Valero-, es una poesía sugerente, mágica, misteriosa, fuente inagotable de inspiración y aprendizaje". A la suya siguieron las intervenciones de David Eloy Rodríguez, David Franco Monthiel, Carmen Camacho y Miguel Ángel García Argüez -que leerían textos del poeta-, así como del cantautor Daniel Mata. Al ritmo de los versos orynianos, Patricio Hidalgo fue dibujando los trazos que se le sugerían. Volutas de ideas, melenas que incluían mundos.

Y, para acabar, una ráfaga de aerolitos. Inevitables y certeros, revueltos en lluvia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios