Cultura

Dickens inmortal en la Biblioteca

  • Este espacio ofrece una completa visión del autor inglés a través de una exposición con libros, acuarelas y otras curiosidades en torno al escritor · La muestra se podrá visitar hasta el 23 de abril

Cuando se apagan las luces de la Biblioteca Central, él permanece allí. De ella ha hecho Dickens su propia casa, como otras miles del mundo entero. Durante el día recibe visitas, personas que ya lo conocen pero ansían saber más de su vida y de su obra, y otras que simplemente quieren 'presentarse' a este autor inmortal, porque 200 años después del nacimiento de Charles, está más joven y apasionante que nunca. Cae la noche, pero no sucumbe el escritor.

Hasta el próximo 23 de abril, Día Internacional del Libro, se expone en este espacio no sólo una muestra de libros de Dickens pertenecientes al fondo patrimonial de la Biblioteca, sino que se ha querido dar una visión más completa de este autor, con la incorporación de otros elementos, como una serie de cinco acuarelas de la época (de la sección gráfica de la propia Biblioteca), que reproduce a tipos británicos, o grabados y mapas decimonónicos sobre Londres, ciudad, como es sabido, donde se desarrolla la trama de la mayoría de las novelas de Dickens. Igualmente no falta una representación de la prensa londinense del XIX, con dos volúmenes correspondientes al año 1873, del Ilustrated London News, al igual que materiales más actuales como carátulas de la adaptación al cine de algunas de sus novelas, ejemplares de las reediciones realizadas este año por distintas editoriales españolas con motivo del aniversario, o programas y folletos de algunos de los actos que se celebraron en Londres el pasado 7 de febrero (Programa de la Ceremonia Conmemorativa del Bicentenario del nacimiento de Charles Dickens. Westminster Abbey).

Aunque la exposición mayoritariamente esta formada con materiales del propio centro, otros han sido cedidos para la ocasión por particulares como José Luis Jiménez, del Cine Club Popular, o entidades como la librería La Luna Nueva.

Son numerosos los colectivos, especialmente centros educativos, y particulares los que han visitado esta muestra, en la que hay que destacar otras piezas interesantes como 'Londres de Louis Enault', con grabados de Doré (1876); 'Contes de Noe' de Dickens, (París, 1859); 'Oliver Twist' de Dickens (Editorial Hachette, París, 1886); 'El almacén de antigüedades' de Dickens (Martínez Guinojosa, Editores, Madrid, 1886); 'Dirikking whit Dickens', de Cedrid Dickens.... Además, son numerosas las referencias al vino de Jerez en la obra literaria del autor inglés como en los libros 'Convivial Dickens' o 'Drinking with Dickens', que se pueden ver en la exposición.

Uno de los escritores más conocidos de la literatura universal, en su extensa obra Dickens combinó con maestría narración, humor, sentimiento trágico e ironía con una ácida crítica social y una aguda descripción de gentes y lugares, tanto reales como imaginarios. Nació el 7 de febrero de 1812, en Portsmouth, y pasó la mayor parte de su infancia en Londres y Kent, lugares que aparecieron con frecuencia en sus obras. Murió el 9 de junio de 1870 y fue enterrado cinco días más tarde en la abadía de Westminster. En 1843 publicó 'Canción de Navidad', que se convirtió rápidamente en un clásico de la narrativa infantil.

A la vez que maduraba artísticamente, sus novelas se habían ido transformando de cuentos humorísticos, en la línea de 'Los papeles del club Pickwick' esta obra fue traducida al español del francés por Benito Pérez Galdós (1868) ya que el autor español no sólo admiraba a Dickens sino que le consideraba como uno de sus maestros y Nicholas Nickleby (1837-1838), en obras de gran relevancia social, análisis psicológico y enorme complejidad narrativa. Entre sus obras más representativas se encuentran 'Casa desolada' (1853), 'La pequeña Dorritt' (1857), 'Grandes esperanzas' (1861) y 'Nuestro amigo común' (1865).

Los lectores del siglo XIX y de comienzos del XX apreciaban más las primeras obras del autor, por su sentido del humor y su trasfondo trágico. Pero, aún reconociendo las cualidades de esta narrativa temprana, los críticos literarios de hoy en día sitúan por encima de ella a las obras de madurez, por su coherencia formal y su aguda percepción de la condición humana. Otras obras destacadas son 'Oliver Twist' (1839), 'La tienda de antigüedades' (1841), 'Barnaby Rudge' (1841), 'Martin Chuzzlewit' (1844), 'Dombey e hijo' (1848), 'Tiempos difíciles' (1854), 'Historia de dos ciudades' (1859) y 'El misterio de Edwin Drood'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios