Arte

La pintura que hizo a Diego Salado

  • El pintor jerezano expone hasta el 13 de octubre en la sala Fedarte una serie de obras, ‘From New York to Spain’, con fuertes referencias al tiempo, su tierra y los sentimientos

Algunas de las obras de Diego Salado que se pueden ver en la sala Fedarte Algunas de las obras de Diego Salado que se pueden ver en la sala Fedarte

Algunas de las obras de Diego Salado que se pueden ver en la sala Fedarte / Vanesa Lobo (Jerez)

Las pinturas de Diego Salado son ventanas desde las que observar el tiempo. Nos llevan a la melancolía si llueve, a la euforia si brilla el sol, provocan temporales de sentimientos en el espectador, que se siente arrastrado por el color.

Una meteorología que condiciona al ser el humano, la vida en general. “Cuando miras llover te sientes más melancólico, cuando sale el sol te animas... El ser humano recorre el mismo camino que el tiempo”, cuenta Salado, que expone hasta el 13 de octubre en Fedarte su muestra ‘From New York to Spain.

Una exposición en la que hay también importantes referencias al mar, la montaña... “Me he sentido muy en relación con estas circunstancias y me han inspirado tierras como Jerez, La Rioja, los temporales... Es casi como vivir de los recuerdos, de lo que uno ha visto en mi tierra, como aquí en Nueva York”.

Se ha reencontrado con su ciudad a través de esta muestra, junto a Raquel y Jose, de la sala Fedarte, familia Daza con la que siempre ha tenido una estrecha relación desde generaciones atrás. “Es una exposición que he hecho con mucha ilusión y he tratado de mostrar lo mejor de mí”, asegura el autor desde Nueva York, ciudad en la que reside desde hace más de dos décadas.

Obras de reciente creación que han sido fruto de un año de trabajo, “aunque han ido saliendo como a borbotones. No he terminaba un cuadro cuando ya estaba encontrando el camino para el siguiente. Ha sido como una cadena de obras, una detrás de otra, sin parar prácticamente”.

Diego Salado está meditando ahora cuál será el camino que seguirá en temática, pero no en técnica, ya que continuará con la abstracción. Pero una abstracción que él considera que “no es radical, sino que es cercana al público, a los sentimientos de una persona sin saber yo qué es lo que está sintiendo ella”.

Salado desconoce qué tipo de pintura haría si hubiera seguido viviendo en España, “diferente seguro, aunque ya aquí sentía que me llevaba hasta donde estoy hoy, que iba a haber una evolución un poco rápida sin quererlo, pero ya estaba sucediendo. La pintura me fue cambiando a mí sin darme cuenta”.

El artista jerezano asegura que seguirá trabajando con Fedarte, “porque hemos llegado a un punto de encuentro muy agradable y fructífero. Mi presencia ahí será continua, seguiré mandando obras y en cuanto pueda me acercaré a Jerez, en cuanto recupere el ritmo porque ahora mismo estoy de mudanza y esto un follón (ríe). Empezaré a ir más a menudo a mi tierra”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios