Cultura

Disney se 'marveliza'

Animación, EE UU, 2014, 108 min. Dirección: Don Hall y Chris Williams. Guión: Don Hall. Música: Henry Jackman. Cines: Málaga Nostrum, Vialia, Rosaleda, Plaza Mayor, La Verónica, Alfil, La Cañada, Teatro Goya, Rincón de la Victoria, El Ingenio..

En una de las mejores secuencias de esta nueva entrega de Disney Animation Studios bajo la atenta mirada de John Lasseter, precisamente la que ha servido de trailer promocional, Baymax, un robot médico hinchable de vinilo blanco, expresividad minimalista y torpes movimientos plásticos, intenta meterse en el disfraz duro, brillante y rojo de un superhéroe al estilo Iron Man. Sin embargo, las piezas terminan saliendo disparadas por la presión, aunque la insistencia del niño Hiro consiga colocarle finalmente la carcasa.

Ahí tienen concentrada la cualidad mixta y maleable de este nuevo alarde de animación hiperrealista tridimensional: o cómo ponerle un disfraz de blockbuster salido de la factoria Marvel (y mezclado con elementos del anime japonés o con los Transformers de Bay) a los trazos y viejas esencias familiares y humanistas de Disney, en una nueva operación de hibridación posmoderna y global que a este cronista no le resulta del todo satisfactoria. Precisamente porque Big Hero 6 funciona mucho mejor en su vertiente Disney (la blanda), a saber, en esa primera mitad de invenciones, ingenio, amistad, humor y fraternidad multicultural con Baymax como entrañable testigo de los acontecimientos, concentrando las mejores esencias animadas, el mejor sentido del gag (¡esos andares y movimientos torpes del muñeco!) en ese San Fransokyo distópico de jóvenes científicos y peleas ilegales de robots en callejones oscuros.

Lo que viene luego, a saber, la pirotecnia y el despliegue aéreo-catastrófico, incluso con secuencias de enorme poder de seducción y un malo que se mueve entre una masa de tornillos imantados, tan sólo pone a prueba a los animadores para hacer lo que ya hacen para los blockbusters y películas de superhéroes, sin demostrar realmente lo que la estética de la animación tiene de lenguaje singular y autónomo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios