Lectores sin remedio por Ramón Clavijo y José López Romero

Educación

SI hace unas semanas comentaba en esta misma página la influencia que podría tener sobre la juventud la imagen de Messi o de Cristiano Ronaldo, por ejemplo, con un libro en las manos o apareciendo en cualquier programa de T.V. para recomendar un libro, el otro día buscando en Internet "tíos buenorros" (no me pregunten el porqué de esa búsqueda, pero todo tiene una explicación y, por supuesto, no es lo que parece), me encuentro con una imagen que realmente me impactó: al borde de una piscina y en los paños propios del lugar, sentado en una silla de playa y muy concentrado en la lectura de un libro del que no he logrado ver el título, me encuentro a El Fari. Como lo están leyendo. El éxito popular de que gozó este cantante durante algunos años, lo llevó a convertirse al mismo tiempo en objetivo de algunas burlas; unas, malintencionadas, y otras, que no dejaban de ser las típicas bromas que se gastan con personajes que en un momento adquieren cierto protagonismo social. Las malintencionadas, las que no tienen otro interés que menoscabar fama y honor por el simple placer de la maldad, son la expresión de ese gen tan español de la envidia que está grabado a sangre y fuego en nuestro ADN y que no entiende ni de nivel cultural ni de estado social. En este sentido y por seguir con algunos ejemplos, las famosas disputas entre los grandes escritores de nuestro siglo XVII, sobre todo entre Góngora y Quevedo, sobrepasaron con creces los límites que dictaba la urbanidad para enfangarse en los terrenos más abyectos de lo personal; no de otra manera se condujeron el insigne gaditano Adolfo de Castro y el no menos insigne Bartolomé José Gallardo, personas de una talla intelectual fuera de toda duda, en torno a la polémica de 'El Buscapié', opúsculo atribuido a Cervantes, disputa que encendió los círculos filológicos decimonónicos y a la que volveremos algún día con más tiempo y espacio. Por eso y de acuerdo con estos ejemplos, no comparto la opinión de Pérez Reverte cuando califica al pueblo español de inculto, que se regodea en su propia ignorancia. En mi opinión, y quizá hoy más que nunca, es la mala educación, la falta de respeto hacia los demás, la ordinariez y la zafiedad las señas de nuestra identidad. Y en este caso El Fari, al margen de gustos musicales, fue una persona a quien nunca le escuché criticar a nadie, que siempre tenía una palabra de admiración para sus compañeros de profesión, una persona de educación exquisita, y por ello es un ejemplo que todos debemos seguir, con su libro en las manos incluido.

Libros recomendados:

El separatista

Eduardo López Bago. Castalia, 1997.

En una excelente edición (como acostumbra la editorial Castalia) a cargo de Francisco Gutiérrez Carbajo, se nos presenta esta novela de Eduardo López Bago, escritor poco conocido en la actualidad pero que, sin embargo, sí gozó de prestigio y fama en la segunda mitad del siglo XIX, hasta convertirse en maestro de finos narradores como el mítico Alejandro Sawa, en ese estilo truculento que caracteriza la producción de ambos escritores. Títulos como 'La prostituta', 'La buscona', 'El cura', o 'El confesionario' (López Bago), 'La mujer de todo el mundo' y 'Criadero de curas' (Sawa) ya nos dan pistas de la temática abordada por éstos. En 'El separatista', editada por vez primera en 1895, López Bago nos presenta y analiza con admirable detalle el ambiente social y político de una Cuba inmersa en pleno proceso bélico que terminaría con su independencia. En una España muy sensible y desgastada por los estertores coloniales, la voz de López Bago se dejó oír con la valentía que a otros les faltó. J.L.R.

En pos del Milenio

Norman Cohn. Alianza Universidad, 1981.

Este libro junto con 'El otoño de la Edad Media' de Huizinga, 'Literatura europea y Edad Media latina' de E.R. Curtius y 'Los intelectuales en la Edad Media' de J. Le Goff, forman (aunque podríamos añadir alguno más) la Biblia de la Edad Media en lo que a investigación se refiere. 'En pos del Milenio' se subtitula 'Revolucionarios milenaristas y anarquistas místicos de la Edad Media', y en él encontramos un exhaustivo análisis de todos los movimientos religiosos que proliferaron a lo largo de los siglos medievales, sobre todo los que se extendieron por toda Europa al abrigo de las más delirantes teorías del Milenio, hasta llegar a los umbrales del siglo XVI. Perfectamente enmarcadas por Cohn en la sociedad que las vio nacer y crecer, las profecías apocalípticas se suceden y extienden con mensajes que van del igualitarismo al amor libre, pasando por los flagelantes y los asesinatos masivos. Un libro imprescindible. J.L.R.

La ciudad perdida de Z

David Grann. Plaza y Janés, 2010.

Muchas veces hemos escuchado aquello de que la realidad en más de una ocasión supera la más increíble de las fantasías. Lo cierto es que en el caso del cartógrafo y explorador británico Percy Harrison Fawcett el dicho no puede ser más certero, hasta el punto de que escritores como H. Rider Haggart o Arthur Conan Doyle, se inspiraron para algunas de su más afamadas obras en sus aventuras. La leyenda de éste comienza cuando la Royal Geographical Society le ofrece liderar una expedición para cartografiar la región fronteriza entre Bolivia y Brasil. A partir de ese momento Percy queda tan fascinado por aquella zona que vuelve a realizar nuevas expediciones financiadas por él mismo, donde busca una legendaria ciudad perdida, que él denominaría Z. La aparición de una ciudad sin nombre en un viejo mapa del Matto Grosso, le hace partir en 1924 al frente de una nueva expedición, que recrea magistralmente David Grann, y de la que nunca más regresaría. R.C.P.

La gran aventura de los primeros hombres europeos

Henry de Lumley. Tusquets, 2010.

Siempre ha ejercido una especial atracción sobre nosotros los ecos que nos llegan de ese largo periodo, al que se bautizó como Prehistoria, y donde se gestaron una serie de fascinantes cambios que dieron lugar a lo que hoy somos. Por ello el que un libro como el que traemos a esta sección esté captando la atención de multitud de lectores no nos debe llevar a la sorpresa. Cuando tenemos entendido que las próximas Jornadas de Historia de Jerez estarán dedicadas precisamente a la Prehistoria, a los primeros pobladores de la comarca jerezana, quizás este ameno y divulgativo libro de un prestigioso prehistoriador como Lumley, nos sirva como necesaria introducción general al tema, al relatarnos las etapas de este largo proceso evolutivo a la vez que pone al día al lector sobre los últimos hallazgos encontrados en los yacimientos arqueológicos europeos. R.C.P.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios