Cultura

Encierro multitudinario, con el miura 'Ermitaño' sembrando el pánico

  • El astado se ensañó con un corredor en la entrada a la plaza de toros, infiriéndole dos cornadas en el muslo y en el tórax

Comentarios 1

Multitudinario sexto encierro en la mañana del domingo, con los toros de Miura, en el que se volvieron a vivir momentos de mucho peligro y que se saldó con dos mozos heridos de gravedad.

Asimismo, la jornada estuvo marcada por el intenso calor y de nuevo por el recuerdo al joven de 27 años Daniel Jimeno Romero, fallecido en el encierro del viernes. La alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, acudió ayer en representación de toda la corporación municipal a Alcalá de Henares a la incineración del mozo.

Al igual que la carrera del día 10, de nuevo el encierro de ayer estuvo marcado por un toro suelto que protagonizó momentos dramáticos a la entrada del callejón, donde se cebó en numerosas ocasiones contra un mozo al que embistió en múltiples momentos.

La carrera fue la más larga de las fiestas, duró cinco minutos ,y los Miura no cumplieron con el pronóstico de encierro tranquilos. Toda la manada cayó en la curva de Mercaderes y allí comenzó el peligro para un encierro masificado con la presencia de miles de corredores.

"Ermitaño", de 575 kilos, corrió en solitario toda la calle Estafeta embistiendo a diversos corredores. En este tramo tuvo a su merced a un mozo que quedó en el suelo y al que embistió en varias ocasiones. Además, dada la masificación del encierro, a lo largo de la calle Estafeta se vivieron numerosas caídas y alguna pequeña montonera.

El momento más grave del encierro se vivió en la entrada al callejón. El toro se enceló con un mozo al que metió en el callejón, lo empitonó en varios ocasiones, lo metió al callejón, volvió a sacarlo a la calle y lo volvió a embestir. El resto de mozos que se encontraban en el encierro intentaron distraer al astado en numerosas ocasiones, pero el animal no atendía a sus llamadas. El toro llegó a arrancar los pantalones al mozo. Se trata de un pamplonés de 44 años, que se encuentra muy grave en la UCI del Hospital de Navarra después de ser empitonado en el tórax y en el muslo.

El otro herido de más gravedad es un corredor riojano de 53 años, que fue empitonado en el cuello en el tramo de Mercaderes. También fue operado y enviado a la UCI del Hospital Virgen del Camino. Presenta una herida cervical de cuatro centímetros por debajo de la mandíbula, con trayectoria ascendente. Los médicos esperan que su evolución sea favorable, ya que la cornada no le ha afectado a estructuras vitales. Estiman que en diez o quince días podría recuperarse sin sufrir secuelas.

En total, 11 corredores resultaron heridos, cuatro de ellos por asta de toro y los voluntarios de Cruz Roja atendieron a 45 corredores.

45

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios