Cultura

La Feria del Libro de Madrid mantiene la esperanza en el sector editorial

  • Los libreros ven en la cita la oportunidad para combatir el descenso en las ventas sufrido en los últimos años

La Reina inauguró ayer la 72 edición de la Feria del Libro de Madrid, una de las citas culturales más importantes del año y donde la industria editorial ve una oportunidad contra la crisis para paliar los descensos de ventas de los últimos años.

Bajo el lema El libro es la respuesta, editores y libreros han decidido que en esta edición se haga una especial defensa a favor del libro en papel y de las librerías, sin olvidar la importancia de las nuevas tecnologías en la lectura; por ello, incluye por primera vez un pabellón sobre libros y contenidos digitales.

Desde ayer y durante casi tres semanas, el parque del Retiro se convierte en la librería al aire libre más grande de toda España, donde los lectores pueden adquirir las novedades y aquellas obras que se encuentran en los catálogos de las mejores editoriales, además de ser un lugar para crear futuros lectores.

En el primer día de esta cita cultural, los libreros se mostraron esperanzados, ya que ven en la feria una oportunidad para animar el sector, que se enfrenta a la crisis desde hace varios años.

Tan sólo en lo que va de éste, las pérdidas superan el 15%, una cifra que la presidenta de la feria, Pilar Gallego, consideró pésima, si se suma a los descensos de los anteriores ejercicios. Para Ángeles Aguilera, editora de Planeta, esta cita es, además, una forma de que la sociedad esté en contacto con el libro, "porque lo que se ha perdido es que la gente entre en las librerías", un factor al que se suma también el aumento de la piratería. Para combatir este fraude, Aguilera sostiene que, hoy por hoy, los editores tienen que atender no solo al contenido del libro, sino a la forma, haciendo atractivo su continente, de tal forma que sea único.

Un argumento que también apoya el director de Nórdica, Diego Moreno, una de las pequeñas editoriales con más éxito, quien, al contrario de la tendencia a la baja en ventas, asegura que sus cifras han aumentado un 40% respecto a la pasada edición.

Y es que esta pequeña editorial dedicada también a publicar libros ilustrados de cuidado formato y que descubrió en España por ejemplo al Premio Nobel Tomas Tranströmer, ofrece clásicos embellecidos con ilustraciones, en un formato atractivo y a un precio reducido.

Especial interés tiene este año el público infantil, los "lectores del mañana", para los que además de numerosas actividades en el pabellón infantil de cuentacuentos, teatros y muñecos, hay numerosas propuestas en una multitud de casetas.

Los bestsellers más conocidos comparten espacio en esta feria con la literatura, los clásicos, la cocina, el sexo, el ensayo, la poesía, el cómic o los libros especializados en ciencia, arte o lenguas, entre otras muchas disciplinas.

Las actividades de la feria fueron inauguradas ya en la tarde de ayer por el filósofo y actual director de la Fundación Juan March, Javier Gomá, quien pronunció la conferencia Por qué dedicamos lo mejor de la vida a algo que nadie nos ha pedido: la vocación literaria.

En las casetas se volverán a dar cita los autores más conocidos para firmar libros a sus seguidores, como Arturo Pérez-Reverte, Almudena Grandes, Javier Cercas o Javier Marías, así como autores tan televisivos como Jorge Javier Vázquez, Eduard Punset o Teresa Campos, entre otros muchos, y en la programación también habrá homenajes a los fallecidos José Luis Sampedro y Eugenio Trías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios