Cultura

Iván R. L., un pequeño Jologa para el futuro

  • El nieto del prestigioso pintor jerezano demuestra con tan sólo ocho años de edad el arte que ha heredado de su abuelo

Comentarios 1

Iván Romero Lorenzo, o lo que es lo mismo, Iván R. L. Recuerde este nombre porque dará que hablar. Igual que lo da su abuelo, José Lorenzo Gallego 'Jologa'. Afamado y prestigioso pintor jerezano que ha dejado huella no sólo en el mundo del arte de la ciudad, y más allá de sus fronteras, sino en los genes de su nieto, que con dos años ya tenía su técnica a la hora de mezclar los colores. "Empecé a pintar con una brocha y luego en lienzo, con los caballetes, los pinceles...", cuenta convencido de su afición con tan sólo ocho años.

Una pasión que desarrolla en su casa y en el estudio de su abuelo, "cuando no hay cole y los fines de semana". Allí, en una esquina, cuelgan ya algunas de sus obras, sorprendentes para su edad, con una línea "muy similar a la mía", reconoce Jologa. Marinas, el baile de una gitana, paisajes, el encargo de una papelería... Todos están ya vendidos. "Mi abuelo me enseña a conseguir algunos colores, también es mi maestro a veces", dice el pequeño, que reconoce que lo que más le gusta pintar son los paisajes, y lo más complicado..., retratar a las personas.

"Cuando comenzó, nada más ver sus dibujos, nos dimos cuenta de que tenía algo, arte, que avanzaba muy rápido en la obra. Recuerdo mi infancia y veo que él está siguiendo mi misma trayectoria. La verdad es que en muchos aspectos me veo reflejado en él. Desde que tenía dos o tres años ya pintaba cosas anormales para su edad", cuenta el abuelo, que muestra el libro 'Líderes andaluces del siglo XX', en el que aparece en una fotografía cuando era un adolescente ante el retrato que estaba pintando de su propio abuelo (José Lorenzo Muñoz, también pintor). Sin duda, el parecido entre Jologa y el pequeño es evidente. "Son las cosas de la vida", dice. La madre, Eva, no cabe en sí de satisfacción. "Cuando lo vi empezar, comprobé que mezclaba perfectamente los colores sin que su abuelo le dijera nada. Y si se quedaba sin uno de ellos, lo sacaba. Para mí, me dije, este niño algo tiene porque esto no es normal".

Tres hijos, seis nietos, dos bisnietos..., todos 'pintan' algo en esto del arte. "Sí, -ríe el abuelo- he dejado huella en ellos. Yo ya tengo una edad, y dejar aquí a alguien que lleve mi línea como pintor..., pues es un orgullo a un nivel impresionante. Y mi nieto, al trabajar desde hace tanto en mi estudio, pues capta mis colores muy bien".

Ya el próximo año, Iván R. L -nombre artístico que el mismo niños ha decidido-, se presentará a la muestra 'Jerez, Paleta de Colores', certamen del que Jologa fue director 14 años. Y la pregunta del millón: ¿qué te gustaría ser de mayor? "Pintor, me gusta pintar y hacer manualidades. Bueno, voy a estudiar para serlo", asegura. Nieto y abuelo, por compartir, comparten hasta enfermedad. Ambos, desde niños, padecen una serie de problemas que les impide correr, jugar al fútbol..., un factor 'en contra' que ambos han combatido con la fortaleza y la genialidad en la pintura. Hay que destacar que Jologa, en estos momentos, está pintando una colección de gitanas y gitanos para una galería de Panamá. "La verdad es que tengo muchísimos encargos. Son ya muchos años. Y lo último que he hecho ha sido el cartel de la Feria de Algeciras, que llevo haciéndolo nueve años consecutivos, y la de Sanlúcar, 16 años". En esta última localidad, y en Jerez, el pintor tiene sendas calles, y pronto la tendrá en Algeciras.

Dos bolsas guardan álbumes con los recortes de prensa sobre el abuelo, Reportajes que Iván R. L., desde hoy mismo, ya puede empezar a recopilar, como un pequeño gran artista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios