Hostelería

Los colores y sabores visuales de un 25 aniversario

  • 'La Carboná' celebra su gran fiesta de cumpleaños a lo grande, sin tarta, pero con un elegante brindis final de todo el público en el Villamarta

Un instante de la intervención de Maribel Ortega este pasado domingo en el Villamarta. Un instante de la intervención de Maribel Ortega este pasado domingo en el Villamarta.

Un instante de la intervención de Maribel Ortega este pasado domingo en el Villamarta. / Manuel Aranda

La verdad, les confieso que acudí a la cita del 25 aniversario del restaurante 'La Carboná' con un 90% de incertidumbre sobre lo que se cocía en las cocinas del Teatro Villamarta.

La primera sorpresa fue al recoger el programa de mano de la gala en la puerta, pues realmente lo confundí con una carta-menú del restaurante. Solo a la segunda ojeada, reparé que, en realidad, se trataba del programa de la celebración, pero bajo la fórmula de un menú tipo boda o evento importante: entrantes, primer y segundo platos y postre, con mención de los especiales 'cocineros' al frente de la realización, regiduría, dirección de escena, imagen, etc. Paco López hizo las veces de chef del espacio visual y dirección.

Ya acomodado, en el rincón divino que la organización me había reservado para la ocasión, al volver a releer el programa, las dudas empezaron a despejarse. La primera: no había tarta de cumpleaños en el menú, con lo cual quedaba descartada la idea de ver aparecer un artefacto lleno de merengue, y a alguien saliendo de dentro a los sones del “cumpleaños feliz” en alguna de sus cientos de versiones. Respiré aliviado, la verdad.

Por el contrario, se anunciaba un elegante final, a los sones del popularísimo 'Brindis' del primer acto de 'La Traviata de Verdi': 'Liviamo n’elieti calici'. Pienso que era lo adecuado, estando dentro del coliseo jerezano, uno de los referentes de la ópera en Andalucía. Y con ello la explicación al porqué nos regalaron a los asistentes un catavino y una botellita de oloroso (excelente, por cierto): para que todo el teatro puesto en pié brindara al unísono por los 25 años del restaurante 'La Carboná'. La idea fue simpática y, como era de esperar, excelentemente bien acogida por el público concelebrante. La anécdota, para nota, fue ver a Ismael Jordi pegado al coro 'XXV Aniversario', haciendo voces como uno más, mientras la soprano jerezana Maribel Ortega, y el tenor Fran Gracia, interpretaban las voces principales. Muy bien Maribel y Fran.

Pero antes de los postres, y del brindis final, hubo otros colores y sabores musicales, y también, entre corchea y corchea, hubo alocuciones, juegos de magia, presentaciones y hasta reflexiones filosóficas a cargo de Javier Muñoz Soto.

Pasaron por el escenario, aderezando con el verbo los platos del 25 aniversario, Ismael Jordi, Esteban Vigo, Willy Pérez y Rafael Navas, quien leyó una estupenda crónica de la vida de Jerez de los últimos 25 años.

Mientras tanto, el coro ponía la salsa base de los platos musicales y Maribel Ortega, Andrés Merino y Fran Gracia, los salpimentaban con los toques italo-orientales de 'Madama Butterfly', algo de nouvelle cuisine del 'Preludio de la Ópera Carmen' de Bizet, un pellizquito de excelentes hierbas aromáticas, traídas de la Galia por la mismísima 'Norma' de Vincenzo Bellini, con cobertura de la Tierra de Jerez, y su canción a los sones de la zarzuela 'Don Gil de Alcalá'.

La sorpresa musical vino, como no podía ser de otra manera, de lo más profundo de Jerez: una sorprendente y agradable actuación de Ana Crismán, tocando el arpa como los ángeles (desde mi punto de vista en el Paraíso, claro) por tientos, soleares y bulerías, con Felipa del Moreno al cante y Beatriz Morales al baile. Genial.

Enhorabuena al restaurante por haber promovido este especial y sonado evento. Por supuesto, feliz 25 aniversario, y como alguien dijo en el escenario, deseando que podamos decir lo mismo dentro de otros 25 más.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios