Acto El vino y la cultura se dan la mano

Loa a Shakespeare en el Hontoria

  • Asociaciones e instituciones culturales rinden, por quinto año consecutivo, homenaje al célebre dramaturgo que tanto alabara en sus obras a los caldos jerezanos en un acto que mezcló literatura, vino, música y teatro

La literatura, el vino, el teatro y la música volvieron ayer a unirse en el parque González Hontoria en lo que fue el V homenaje al escritor inglés William Shakespeare, celebrado al medio día de ayer y coorganizado por diferentes asociaciones e instituciones como la Asociación Cultural 'La Plazuela'; el Grupo de Teatro Dionisio; la Fundación Caballero Bonald; la Orquesta Maestro Joaquín Villatoro; el Consejo Regulador; González Byass; Diario de Jerez; la asociación vecinal Albariza-Los Descalzos y el Cine-Club Popular de Jerez. Al acto no faltaron la delegada de Cultura, María Dolores Barroso; César Saldaña, secretario del Consejo Regulador del vino; Javier Durá y Felisa Rosado, del Partido Popular; José Luis Jiménez, del Cine Club Jerez y Francisco Camas, coordinador del colectivo por la literatura y el vino de Jerez y que se encargó de presentar un acto que pretende anualmente homenajear al considerado autor más importante en lengua inglesa debido a su gran aprecio por los caldos jerezanos. De eso da fe en ocho de sus obras, en las que lo menciona 42 veces y, de hecho, una de sus citas más célebres, que puede leerse en la placa del monolito instalado en el Hontoria a su memoria -cuando no tiene una pintada encima- dice eso de "si mil hijos tuviera, el primer principio humano que les enseñaría, sería de abjurar de toda bebida insípida y dedicarse por entero al jerez".

El acto dio comienzo puntual en una mañana soleada y con una temperatura magnífica después del prólogo celebrado en la Biblioteca Central con una actividad infantil en la que se pretendía divulgar de una manera amena la obra del escritor británico. Ya en el parque, minutos antes de su comienzo, José Luis Jiménez, al ver al aproximadamente centenar de personas que se dieron cita, recordaba que en noviembre de 2006, cuando se celebró el primer homenaje "aquí éramos doce personas cayendo chuzos". Así y todo, recuerda con cariño ese día ya que "ahí empezó la cosa, todo tiene un principio y esto es la continuidad, el acto se ha institucionalizado, por fin mucha gente conoce que en Jerez hay un monumento a Shakespeare gracias a este acto y era de recibo que se le diera un homenaje".

Tras la ofrenda floral ante el monolito, le tocó el turno a las diferentes personalidades asistentes al acto. En primer lugar, Francisco Camas recordó que con este homenaje "queremos hacer llegar al conjunto de la sociedad nuestro convencimiento de que nuestra cultura vitivinícola sigue siendo una parte esencial de la cultura y la tradición de Jerez", añadió que "el reconocimiento de nuestros orígenes y nuestros valores es un cultivo por el que debemos trabajar día a día sin descanso" y tuvo palabras para la juventud -"estamos aquí porque creemos en el futuro, un futuro que están construyendo nuestros hijos con nuestra ayuda. Ellos tienen que ser los valedores de este encuentro, los verdaderos protagonistas"-.

Por su parte, Dolores Barroso definió a Shakespeare como "artista", más que escritor, "un hombre que representa la tradición de la cultura anglosajona pero también la grandeza de nuestra cultura europea" y apuntó que "tenemos que buscar otras excusas, otras citas para que podamos disfrutar del aire libre de estas convivencias".

César Saldaña, por su parte, y en su cargo de miembro del Consejo Regulador, aprovechó para defender nuestros vinos afirmando que "si el jerez es cultura, que sea una cultura no de museo, no de libro, no de mirar hacia atrás, sino de mirar hacia adelante, que sea una cultura viva, un patrimonio que se desarrolle, que lo incorporemos a nuestra cotidianidad, porque sólo de esa forma seguiremos escribiendo todos juntos la historia de uno de los signos de identidad de nuestra ciudad".

Tras esto, le llegó el turno a la lectura del manifiesto por la literatura y el vino a cargo de José Luis Jiménez y el brindis "por William Shakespeare y por Jerez". A continuación, el acto se trasladó al templete, en el que se desarrolló una lectura poética de diferentes sonetos del autor inglés a cargo de Julio Rivera, Raquel Zarazaga, Vicente Vegazo, Blanca Flores, Rosario Troncoso, Ricardo Rodríguez, Josefa Parra y José Mateos. El teatro, de la mano del Grupo Dionisio y, en concreto, de Lidia Casado y José Campoy, con la dirección de Luis Guerra, también tuvo protagonismo con la interpretación de la segunda escena del segundo acto de Romeo y Julieta.

Con la interpretación de diversas piezas a cargo de la Orquesta Joaquín Villatoro se puso no un punto y final, sino seguido, a un acto que promete ir creciendo año tras año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios