Cultura

Manuel Alejandro llega a la alfombra roja de los Grammy

  • El compositor jerezano recoge en Las Vegas el galardón a toda su carrera, en una ceremonia previa a la oficial que estuvo protagonizada por el homenaje a Shakira

Las calles de Las Vegas hablaron ayer español gracias al foco de atención que supone la duodécima edición de los premios Grammy Latino, una celebración trufada de fiestas y eventos paralelos que atrae a decenas de artistas internacionales. Si bien los actos oficiales comenzaron el miércoles con la entrega a Shakira del premio Persona del Año, otorgado por la Academia Latina de la Grabación. También se le otorgó al compositor jerezano Manuel Alejandro el Premio Grammy del Consejo Directivo de la Academia Latina de la Música (LARAS), un prestigioso galardón como reconocimiento a su contribución a la música durante cuarenta años de fructífera carrera. El compositor, letrista, pianista y director de orquesta Manuel Alejandro Álvarez-Beigbeder, Manuel Alejandro es autor de más de 500 canciones y heredero del talento de su padre, el músico y sinfonista Germán Álvarez-Beigbeder.

Ayer fue el día grande en Las Vegas con una gala en la que actuaron Ricky Martin, Pitbull, Marc Anthony, Shakira, Marco Antonio Solís, Taboo (de The Black Eyed Peas), Wisin y Yandel, Paulina Rubio, Maná o Calle 13.

Precisamente el dúo puertorriqueño, formado por René 'Residente' Pérez y Eduardo 'Visitante' Cabra, partían como favorito con diez candidaturas, entre ellas las de mejor álbum del año y mejor álbum de música urbana, por 'Entren los que quieran'.

Todos los artistas desfilaron durante dos horas por la alfombra roja ubicada en el exterior del Centro de Convenciones del hotel Mandalay Bay, en una jornada en la que se esperaban temperaturas agradables y sin amenaza de lluvia.

Sobre el escenario también hubo sabor español mediante la presencia de Pau Donés (Jarabe de Palo), Pablo Alborán, Shaila Dúrcal, Merche o Alex Ubago (como miembro del trío Alex, Jorge y Lena). Donés, que fue uno de los presentadores de una ceremonia previa en la que se desvelaron los ganadores en 33 de las 46 categorías que forman parte de los premios, celebró la importancia que se le da a la música en Estados Unidos. "En España no pasan cosas así: homenajes, premios de esta calidad, actuaciones como las que va a haber mañana (por ayer)... En España somos 'megacasposos'. Somos la España del Lazarillo de Tormes. Lo nuestro es criticar todo lo demás -apuntó- pero estaría bien que alguien viniera a ver lo que es esto aquí, donde la música es negocio y cultura". El de Huesca, en declaraciones a los medios durante la alfombra roja del tributo a Shakira, agregó que en España la música es "un negocio de pandereta". "Y a mí, como español de pandereta, me gusta venir aquí porque por un ratito me siento valorado como artista", manifestó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios