Cultura

Momentos mágicos desde el mar

  • Pepe y Lola Daroca exponen hasta el próximo 14 de noviembre, en la Sala Cal, una muestra de dieciocho fotografías en blanco y negro y otros tantos óleos en color donde se reflejan la costa gaditana y portuguesa

Magnífica conexión entre el blanconegro y el color. O mejor dicho, perfecta unión entre Pepe Daroca y su hija Lola. Sus personalidades se complementan y eso se refleja en las fotografías de un artista consolidado y los óleos de la joven promesa de las artes. Desde ayer, la Sala Cal acoge esta exposición conjunta en la que dieciocho instantáneas y el mismo número de óleos devuelven al visitante a la orilla del mar. Aquí, el placer del viaje se mezcla con la pasión de plasmar en ambos formatos la más real imagen de la costa gaditana y portuguesa.

Así, casi dos años de trabajo han dado sus frutos y lo cierto es que ahora están bien maduros para 'comer'. Un proyecto basado en la investigación, en la paciencia y en la complicidad entre padre e hija toma nombre de costa, de olor a sal en los días de invierno en la playa. "Estuvimos hablando mucho y un día llegamos a la conclusión de que sería muy divertido y bonito poder reflejar el mar donde el óleo es el color y la fotografía es el blanco y negro", declara Pepe, un profesional de la cámara que empezó a los 15 años a enamorarse de este trabajo. Sin embargo, su hija Lola ha sido más precoz en su introducción a las artes, ya que con sólo 6 años ya sabía que tenía algo que decir a través de la pintura. "Si tenía un papel buscaba el lápiz, y al revés. Desde pequeña siempre he buscado una forma de expresión mediante los dibujos", relató la artista, quien momentos antes de la inauguración de la muestra señaló que "ha sido muy bonito, todavía no me creo que esté haciendo una cosa tan especial con mi padre".

Los lugares escogidos para reflejarlos en la muestra no han sido arbitrarios. "En el litoral español quedan pocas playas vírgenes, pero nosotros veraneamos por Zahara y esta zona sí permite ciertas excursiones que siempre nos han gustado mucho. Otro destino es Portugal porque sigue teniendo una costa muy virgen y disfrutamos mucho cuando vamos recorriendo toda la costa. Hemos buscado sitios que sean lo más desérticos posible e inéditos", comenta Pepe. El tercer elemento que ha jugado un papel en la exposición ha sido el tiempo. Horas observando el mar y sus posibilidades, "hay días que son mágicos y se aprovechan. Otros, te vas a casa sin echar ningún disparo", señala el fotógrafo.

Esta muestra no sólo refleja maravillosas imágenes del mar, sino que además deja entrever las personalidades de ambos artistas, o por lo menos eso cree Lola para quien "el color da la alegría en contra del blanco y negro de las fotografías. Hay que ver la vida con más color", señala la joven, y como respuesta: "ella dice que es mi negatividad, pero lo que refleja es mi espíritu crítico", declara Pepe entre risas. Este trabajo dedicado a la familia, "en especial a la abuela Mercedes", estará expuesto hasta el 14 de noviembre. Quien quiera volver a disfrutar del mar, esta muestra lo trae a la ciudad a través de nostálgicas imágenes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios