Cultura

Odelia bailó, luchó, gustó pero no llenó

  • El primer espectáculo de danza y coreografía que actúa en el Teatro Villamarta no consigue gran volumen de público, pero sí buena aceptación por los espectadores

Un comienzo cuanto menos impactante. Aparece un hombre con una máscara propia de los espadachines de esgrima pero en color negro. Tan sólo un foco de luz le ilumina mientras llena una jarra de cerveza. Acto seguido comienza a tocar una guitarra eléctrica y una mujer tumbada sobre una barra de bar inicia un baile con una cinta roja en su mano. Este es el principio de la obra 'Odelia. To Fight or to Fly', que fue representada el pasado jueves en el Teatro Villamarta, primer espectáculo de los ocho que serán representados en el I Encuentro Internacional de Coreografía y Danza de Jerez.

La obra de danza contemporánea presenta a la protagonista con gran personalidad, fuerza y agarre para enfrentarse al mundo y los problemas, pero al mismo tiempo con momentos de debilidad. Acompañada del sonido de una guitarra eléctrica, sus movimientos artísticos van acorde con sus sentimientos. Ríe, llora, lucha, cae y baila para demostrar que la vida sigue a pesar de todo. Laura Lizcano y Paco Lamato interpretan sendos papeles.

Hay que destacar la importante falta de público, quizá porque esta disciplina está aún por descubrir y por entender. Es una forma de arte que se aleja del clásico 'Lago de los Cisnes' o el 'Cascanueces' tantas veces representado, pero que puede resultar igual de interesante para los amantes de la danza o los que se quieren acercar a ella. El aforo se redujo a menos de setenta personas. ¿Pero quién dijo que los comienzos son fáciles? Es la primera vez que se realiza este tipo de festival en Jerez y necesita quizás más promoción para conseguir despuntar. Recordemos que eso mismo le ocurrió al Festival de Jerez cuando en su primera edición no hubo demasiados espectadores y sin embargo, actualmente es uno de los eventos más esperados en la ciudad.

El reducido público permaneció en la sala de principio a fin. En ciertos momentos álgidos de la obra realizaba algunos comentarios e incluso rió cuando la protagonista tuvo un gesto jocoso hacía su compañero de reparto.

Esperemos que el balance final resulte favorable para la danza y para la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios