Flamenco.Gala 60 años de Paco Cepero

Más allá de las seis cuerdas

  • Paco Cepero celebra en el Teatro Villamarta sus 60 años como artista con una elegante gala cargada de emociones

Paco Cepero cumple 60 años en los escenarios Paco Cepero  cumple 60 años en los escenarios

Paco Cepero cumple 60 años en los escenarios / Miguel Ángel González (Jerez)

Compilar en dos horas, la trayectoria y el legado musical de Francisco López-Cepero García no es tarea fácil. Su aportación a la música no queda sólo en su identitaria capacidad guitarrística sino que ha sido capaz de construir en torno a él todo un imperio sonoro que ahora, 60 años después, defiende como nadie. Por eso, hay que dar toda la credibilidad y el mérito a la dirección de escena, Paco López, capaz de hilvanar una gala elegante y en la que no faltaron ninguno de los discursos de Paco Cepero.

Fueron más de dos horas de espectáculo, pero siempre bajo un ritmo dinámico y fluido que se fue creando mediante las apariciones de todos y cada uno de los invitados (todos menos La Macanita, la única ausente).

Cepero levantó el telón a puerta gayola, interpretando con maestría Noche Andalusí. Tiene mérito, a sus 76 años, su manera de interpretar y ejecutar, con ese antebrazo poderoso y esa manera de matizar tan suya. Fue el aperitivo a su otra faceta, la de acompañar el cante y el baile.

David Carpio acometió con vehemencia los pregones de Makandé, un aperitivo al de baile Mercedes Ruiz, que inspirada por la guitarra de Santiago Lara y el propio Cepero, levantó al público por alegrías y bata de cola. La sinergia entre guitarra y baile se percibió en cada movimiento, y en un silencio, ejecutado por Paco, al que Mercedes respondió con castañuelas. Una maravilla.

De la tormenta de la jerezana a la pausa de Laura Gallego, que en un mano a mano con la guitarra de Cepero interpretó ‘Vintage’, una de las piezas del disco que ambos han grabado juntos. Su dominio de la voz es tremendo, y sus recursos y su fuerza, infinitos.

La personalidad llegó con uno de esos temas que no pierden vigencia y que tiene como un reloj y un duende interior, ‘Aguamarina’. Con Perico Navarro marcando los tiempos, Santiago Lara lo introdujo con aires de granaína, para que Paco León lo reconduciese, acercándolo al maestro, y Javier Ibáñez jugase con él como si de un niño se tratase, siempre bajo la técnica y la mesura. Sin perder nunca la esencia, todos honraron a Cepero y a esta maravillosa creación, hasta que el protagonista de la noche asumió el mando para poner al público en pie.

Del concierto al sometimiento. Siguiendo esta vez al cante, el guitarrista jerezano llenó de sonidos la seguiriya de Vicente Soto ‘Sordera’, una enciclopedia cantaora, y acompasó la soleá de David Carpio, una garganta decidida y valerosa.

Aún hubo tiempo para degustar la marcha ‘Dios te salve Amargura’, con la Banda Municipal y alumnos del Conservatorio Joaquín Villatoro a las órdenes de Francisco Orellana, y para que la bailora granadina Mariquilla rescatara alguna que otra anécdota con Cepero en aquel Madrid de los sesenta y setenta.

La elegancia la puso María José Santiago, un ejemplo de cómo hay que subir a un escenario. La jerezana coloreó unos tientos-tangos de cosecha propia con ese caramelo de voz que posee.

Antes de terminar, Paco López descubrió otras dos facetas del músico, una la de adoctrinar y enriquecer a cada uno de los que se acercan a él. Lo hizo g con Jesús Méndez, al que encomendó interpretar ‘Sola’, aquel tema creado y grabado en su día por laran Rocío Jurado. Jesús sorprendió con su capacidad para transformarse en un registro completamente distinto al habitual. Tanto que levantó los olés del propio Cepero y de un Villamarta entregado. La otra faceta, la de cantar, provocó otra inesperada reacción del público. Paco, con el único aporte de su guitarra, recordó temas como ‘Amor, amor’, ‘Volveré’, y ‘Esta cobardía’, que el patio de butacas cantó al unísono con el compositor.

"Esto es imborrable. Sólo me falta sacar de la chistera un conejo", dijo Cepero emocionado antes de acordarse de su mujer ‘Chari’ con ‘Capricho’ y reunir de nuevo a los protagonistas sobre el escenario para poner broche de oro a una gala exquisita y que quedará para los restos.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios