Cultura

Reclaman el pago del monumento a la Virgen Inmaculada

  • El Consistorio le debe al autor, Juan Valdés, más de 100.000 euros por la imagen que aún no ha recogido

El escultor extremeño Juan Valdés aún tiene en su taller de Sevilla una imagen de bronce de tres metros y medio de la Virgen Inmaculada que le encargó el Ayuntamiento el 16 de agosto de 2005 con intención de colocarla en la plaza del Arroyo, pero esto no es lo peor de todo, ya que la Administración local no sólo ha 'olvidado' recoger la escultura, sino también el pago de buena parte de su presupuesto, fijado en 361.681 euros. Hasta el momento sólo le han pagado 200.000.

Juan Valdés, autor de la obra con Francisco Parra, explica que "el contrato lo firmó el entonces vicepresidente del consejo de gestión de Urbanismo, Pedro Pacheco el encargo lo dejé prácticamente terminado hace al menos un año. Sólo le faltan algunos detalles como la decoración de la peana (unos angelitos que iban en el basamento), la media luna bajo los pies o la corona, detalles que difícilmente se podrán ya realizar, porque los costes se han disparado".

Según explica el autor, "me pagaron los 200.000 euros el primer año, pero hace tres años que no veo un duro, ni se han puesto de acuerdo ni han mostrado la menor intención de pagar nada. He hablado con el interventor del Ayuntamiento y me ha dicho que son conscientes de que esos pagos están pendientes, pero de momento sólo he obtenido la callada por respuesta. Por conductos particulares, el fraile capuchino Fray Antonio, le he hecho llegar mi malestar tanto a la alcaldesa Pilar Sánchez como a la delegada municipal de Cultura, María Dolores Barroso, pero lo que no quiero es meterme en un contencioso, porque si no hay dinero, al final voy a acabar yo perdiendo. Yo lo que quiero es llegar a un acuerdo con la alcaldesa, que me paguen poco a poco, que recojan la imagen y que se queden con el aval de 15.000 euros que tienen ellos hasta que no esté lista la escultura, pero el resto que lo paguen".

Es tanta su desesperación que dice con sorna: "no me voy a poner desnudo delante de la puerta del Ayuntamiento porque ahora me coge una época un poco mala, pero hablaré con las hermandades. Algo desde luego tengo que hacer y antes de hacer algo en contra de mis principios quiero llegar a un acuerdo con esta señora". A los tres metros y medio de la imagen hay que añadir un pilar de mármol de siete metros y en la peana iba una corona alegórica al dogma de la Inmaculada y tres figuras de 1,7 metros de altura: un representante de la iglesia, otro del poder civil y un tercero del pueblo.

El motivo de este encargo fue la conmemoración del 500 aniversario del dogma

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios