Mortero bastardo

Redefiniendo la profesión

El pasado 20 y 21 de marzo tuvo lugar en la Escuela de Arquitectura de Sevilla El primer Congreso Internacional de Investigación en Arquitectura y Género, tenía como finalidad concienciar y sensibilizar respecto a la invisibilidad que ha tenido a lo largo de la historia la presencia femenina en el ámbito de la arquitectura, y exponer el panorama actual al que se enfrenta la mujer en la profesión, ya que si bien es cierto que con numerosas dificultades se ha ido produciendo una incorporación al ámbito profesional, a día de hoy la arquitectura sigue siendo un sistema fundamentalmente masculino.

El congreso se estructuró en cuatro bloques temáticos: "lugares de exclusión", en el que las ponentes expusieron fundamentalmente la situación actual de precariedad por la que atraviesan las mujeres en el ámbito profesional y docente en España, "la práctica alrededor del mundo", en el que mostraron iniciativas de desarrollo de igualdad de género en Portugal y La India, "reescribiendo la historia de la arquitectura", donde las presentaciones versaron en la recuperación de la figura de la figura femenina en la historia, por ejemplo Lina Bo Bardi o Aino Marsio y "nuevas formas de ejercer la profesión", donde se revelaron nuevos modelos de desarrollo profesional paralelo a la arquitectura. Junto a estas presentaciones tuvieron lugar una serie de intervenciones de arquitectas que en la actualidad, a modo individual, como Elisa Valero, o asociadas a otros arquitectos, Marta Pelegrín, Eva Luque y Cristina Goberna, son cabecera de una oficina profesional. La clausura del congreso la llevó a cabo Martha Thorne, Directora Ejecutiva de los Premios Pritzker de Arquitectura.

Esta iniciativa pone de manifiesto la necesidad de "visibilizar" lo que ha permanecido invisible durante años, poniendo en valor sus aportaciones y estableciendo las bases de un contexto histórico del pasado con plena vigencia en la actualidad. Ya que, si bien es cierto que a lo largo del tiempo hemos logrado que las mujeres accedan a la profesión, debemos recordar que no ha sido algo gratuito y que se lo debemos a multitud de impulsoras que aportaron nuevas ideas y abrieron el camino en la profesión.

Los estudios históricos nos muestran que éstas aportaciones han estado vinculadas a roles prototípicamente femeninos, relativos a lo social y diseño interior y que, generalmente, las arquitectas que han obtenido más reconocimiento lo han hecho vinculadas o como colaboradoras de figuras masculinas, como por ejemplo Eileen Grey, Lilly Reich, Margarete Schute Lihotzky o Charlotte Perriand, quedando, en muchos casos, eclipsadas frente a sus socios, y por tanto con escasa constancia de sus contribuciones.

Es incuestionable que las mujeres siempre han trabajado y participado con el mismo esfuerzo y dedicación que los hombres y que el trabajo de éstas se ignore, se desprecie o se oculte, solamente es una cuestión de mentalidades afianzadas a lo largo del tiempo y amparadas desde los poderes sociales ejercidos por los hombres. La revisión de la historia de las mujeres es una cuestión de "justicia social".

Isabel Jiménez es Arquitecta y profesora del Departamento de Construcción de la Escuela de Arquitectura de Sevilla

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios