Cultura

Repulsión y atracción Una gavilla de relatos negros

Hay una conexión anímica entre el invierno y el género negro. Para ser degustado en la longitud de estas tardes frías Navona Editorial acaba de lanzar al mercado el volumen American Noir,una selección de relatos agavillados por James Ellroy y Otto Penzler y traducidos por Enrique de Hériz. Son diez piezas en muchos casos inéditas en español, firmadas por voces que ante el lector con horas de vuelo necesitan poca presentación: James M. Cain, Mickey Spillane, David Goodis, Jim Thompson, Patricia Highsmith, Dennis Lehane, Joyce Carol Oates, Lawrence Block, Elmore Leonard y el propio Ellroy. Una deliciosa colección de crímenes, adulterios, suicidios, venganzas, oscuridades y trapicheos.

"De entre todos los retoños que brotaron de la ficción hard-boiled", explica Ellroy en la introducción, "el género negro es el más escrupulosamente estudiado". La fascinación por estas texturas está "en la fuerza de la renuncia moral y de la entrega a la excitación. La importancia social de lo negro radica en su capacidad para fundarse sobre los grandes temas de raza, clase, género y corrupción sistémica. El júbilo dominante y el atractivo definitivo de lo negro consisten en hacer de la condena una diversión". El autor de Sangre vagabunda, que aporta la pieza Desde que no te tengo (publicada en el cuarto volumen de A Matter of Crime, en 1988, y en la que se basó un episodio de la serie Fallen Angels), considera que "lo negro no va a morir: nos brinda un divertimento demasiado demencial para no florecer en las mentes de los escritores modernos que desearían viajar en el tiempo para llegar a 1948 y vivir el malestar general y la psicosis de la posguerra". Los relatos de este tomo son "una gozada", afirma Ellroy, incitador: "Ponga a trabajar su malsana curiosidad y léalos todos. Encontrará repulsión y atracción".

Con piezas como Infiel de Joyce Carol Oates, que apareció en 1997 en el ejemplar de invierno de la revista Kenyon Review. Violencia, secretos familiares y fanatismo religioso en la América rural. O Como un hueso en la garganta de Lawrence Block, sobre la relación epistolar entre un asesino condenado a muerte y el hermano de la mujer a la que mató después de secuestrarla y repetidamente violarla. De James M. Cain se recoge Pastorale, el primer cuento que publicó (en el número de marzo de 1928 de American Mercury), que anticipa tonos y temas de sus obras más célebres (El cartero siempre llama dos veces, Pacto de sangre); de Mickey Spillane, ¡Muere!, dijo la dama, que vio la luz en 1953 en la revista Manhunt (fundamental para los autores hard-boiled de la época); de David Goodis, Un profesional (también de Manhunt, 1953), historia de mafia, amor y muerte; de Jim Thompson, Para siempre jamás (revista Shock, 1960), sobre el viejo esquema de amantes que planean el asesinato del marido de ella; de Patricia Highsmith, Lenta, lentamente al viento (1976), su relato favorito, en busca del crimen perfecto; Dennis Lehane incorpora Quedarse sin perros, que procede de la antología Murder and Obsession (1999), y Elmore Leonard, Cuando las mujeres salen a bailar (2002), historia con moraleja acerca de la necesidad de tener cuidado con lo que se desea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios