Cultura

Rodin desembarca en la calle Ancha

  • Siete piezas en bronce del revolucionario artista parisino podrán verse en la céntrica vía desde el 13 de octubre al 23 de noviembre · La muestra itinerante llega a Cádiz de la mano de La Obra Social de la Caixa

La calle Ancha de Cádiz se convertirá por primera vez en una galería de arte a cielo abierto. Una iniciativa que se inaugura por todo lo alto de la mano de uno de los autores más revolucionarios de la historia del arte: Rodin.

Siete conocidas piezas del artista francés serpentearán de punta a punta la emblemática vía de la ciudad, que desde el próximo día 13 de octubre se rendirá a los encantos en bronce de Auguste Rodin (París 1840-Meudon 1917).

El pensador y Los burgueses de Calais -integrada por seis obras- se mostrarán deslumbrantes al viandante hasta el próximo 23 de noviembre, gracias al convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento de Cádiz y la Obra Social de La Caixa, que llega a la ciudad con esta exposición itinerante enmarcada en su programa El arte en la calle.

La pieza más deslumbrante y significativa del genial artista, El pensador, recibirá al espectador que se adentre en Ancha desde Novena y José del Toro. Y tras la imagen del trabajo intenso en reposo, el de la fuerza sometida al pensamiento, se despliega en zig zag el conjunto creado por el parisino para conmemorar el heroísmo de los seis notables ciudadanos de Calais durante el asedio de la ciudad por parte de los ingleses en 1347, en la guerra de los Cien Años. La composición, que normalmente se muestra en su conjunto, representa la lenta procesión hacia la muerte de estos personajes que arriesgaron sus vidas en la entrega de las llaves de la ciudad al victorioso rey de Inglaterra, Eduardo III.

Por su parte El pensador fue concebido en sus inicios como parte de la monumental Puerta del infierno, donde fue estratégicamente ubicada en el tímpano. Posteriormente fue aislada de su contexto y se expuso por primera vez en 1888. Después fue ampliada y acuñó su nombre actual.

Siete piezas procedentes del Musée Rodin de París y que ahora llegan a Cádiz, a la calle Ancha, a tenor de las buenas relaciones existentes entre el Consistorio gaditano y La Caixa, "que ya ha recalado en Cádiz en varias ocasiones con sus magníficas exposiciones", explica Antonio Castillo, concejal de Cultura. "Y ahora se ha cruzado Rodin y esta oportunidad fantástica que nos brinda la entidad".

Todas ellas serán instaladas a un lado y otro de la calle Ancha con el objetivo de no obstaculizar el paso a los vehículos de emergencias o de limpieza.

Castillo señala que hace ya un tiempo que el Ayuntamiento está probando escenarios expositivos al aire libre de cara al Doce. Y aunque se trata de la primera incursión del arte en esta céntrica calle gaditana, ya sentaron precedente las esculturas de Baltasar Lobo en el paseo Fernando Quiñones -en La Caleta- y de Sebastian -en el Paseo Marítimo-. "Ahora el arte vuelve a la calle con este exponente del clasicismo que se ofrece a los gaditanos", añade Castillo. Y es que "exponer al aire libre resulta apetecible y es una forma bonita de acercarlo al gran público".

Aparte de El pensador, escultura en bronce de 630 kilos realizada en 1903 por la Fundición Alexis Rudier, el conjunto de Los burgueses de Calais lo integran las representaciones de Pierre de Wissant, Eustache de Saint Pierre, Jean d'Aire, Jean de Fiennes, Jacques de Wissant y Andrieu d'Andres. Un conjunto realizado también en bronce por la Fundición Coubertin en el año 1887.

En principio el escultor concibió cada obra de forma aislada y cada figura fue modelada a tamaño natural. Tras dos maquetas preparatorias fueron agrupadas en un monumento que actualmente se encuentra en Calais, frente al Ayuntamiento.

Rodin tuvo claro desde el principio que el destino de este conjunto -que ahora se muestra por separado en Cádiz- debía ser un lugar público y casi a ras del suelo. Y así se exhibirá ante el gaditano, que podrá interactuar con el drama de sus protagonistas y con los distintos sentimientos y perspectivas que experimenta el hombre frente a la muerte.

Sin duda, otra de las magníficas aportaciones que Rodin hizo al arte, al que legó un modelo de trabajo sin más ataduras su inspiración en la antigüedad, la naturaleza y la delicada paciencia con que levantó cada una de sus creaciones. Un legado que próximamente desembarcará en Cádiz. Sin luces artificiales ni muros que la aíslen del bullicio diario de una de sus arterias principales. Así lo quiso el genial artista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios