Cultura

Ruido aburrido

Thriller, Reino Unido, 2011, 97 min. Dirección: Elliott Lester. Guión: Nathan Parker, basado en una novela de Ken Bruen. Fotografía: Rob Hardy. Música: Ilan Eshkeri. Montaje: John Gilbert. Intérpretes: Jason Statham, Paddy Considine, Aidan Gillen, Zawe Ashton, David Morrissey, Richard Riddell. Cines: Yelmo, Bahía Mar (El Puerto), Al Ándalus (Sanlúcar).

La palabra Blitz, abreviatura de Blitzkrieg (guerra relámpago), tiene en el Reino Unido una noble y emocionante resonancia de auténtico patriotismo sin patriotería y de verdadero heroísmo sin retórica: el Blitz fue el terrible bombardeo sufrido por la población británica en su solitario y heroico enfrentamiento con los nazis entre septiembre de 1939 y mayo de 1941. Es, por ello, una palabra que debe ser tomada en serio.

No sé si el irlandés Ken Bruen, prolífico autor de novela negra tremendista, se la tomó en serio al escoger Blitz como nombre de un psicópata asesino de policías al que se enfrenta el detective Brandt, protagonista de una media docena de sus novelas. Y no lo sé porque no lo he leído. Pero sí he visto la peliculita que sobre esta novela ha dirigido el videoclipero Elliott Lester (Love is the Drug).

Un plagio del cine americano de acción extremo que confunde modernidad con histerismo de cámara y de montaje; y europeidad con un añadido de suciedad -personal, urbana y moral- a las últimas derivas ultraviolentas del thriller.

El vacaburro Jason Statham (Los mercenarios, The Mechanic) hace un Harry El Sucio degradado a guarro. Ruido aburrido. El cine británico sigue intentando ganar la batalla al peor cine americano haciéndose aún peor que él. Una estrategia suicida. Al menos culturalmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios