Cultura

Sale a la venta el catálogo de The Beatles en formato digital

  • La caja 'Beatles Remastered' incluye los 14 álbumes del célebre grupo británico. El trabajo de restauración sonora se ha prolongado durante cuatro años.

Viejas canciones, nuevo sonido: cuando se cumplen 40 años desde que The Beatles grabaron sus últimas canciones, sale a la venta, mañana, toda su obra remasterizada de forma digital.

El efecto es desconcertante e incluso perturbador. La música suena más clara, limpia, afilada. El tratamiento del sonido le hace bien sobre todo a álbumes tardíos como Abbey Road, con su diversidad de instrumentos, mientras que en discos más antiguos, como A Hard Day's Night, se escuchan de forma mucho más clara las voces individuales y las melodías. Aunque es probable que los fans acostumbrados a sus sonidos de siempre los echen ahora de menos.

A diferencia de lo ocurrido en algunos proyectos anteriores de renovación de The Beatles -como Love del Circo del Sol- las canciones no han sufrido remezclas. Cinco ingenieros de sonido se ocuparon únicamente de digitalizar los antiguos másters en cinta.

Para el trabajo realizaron como mucho algunos cambios cosméticos, como por ejemplo eliminar ruidos molestos o cambiar las ecualizaciones. Los CD que se editan ahora ya habían sido pasados en 1987 al formato digital, pero los fans se quejaron desde el principio del mal sonido y pedían una remasterización.

El trabajo en los 14 álbumes, que se publican por separado y también reunidos, duró cuatro años, aunque con numerosas interrupciones, según relató el director del proyecto, Allan Rouse. El trabajo puro con cada disco fue de unas dos semanas, pero previamente se debían tomar decisiones fundamentales, como qué técnica usar, qué ruidos se quitaban y cuáles no.

"Queríamos ceñirnos lo más posible al original", subraya el ingeniero de sonido Steve Rooke. Así se decidió que sólo se filtrarían ruidos introducidos por error, pero no otros como la silla que rechina al final de A Day In The Life, que de hecho se oye mejor que nunca.

Para mantener el "cálido sonido analógico" se utilizaron, además de los aparatos digitales actuales, también tecnología de estudio de los 70. Una de las que más trabajo dio fue I'm The Walrus, por la compleja estructura de la canción, indicó Rooke.

Los dos únicos Beatles que aún viven, Paul McCartney y Ringo Starr, no participaron en el trabajo, como tampoco el legendario productor de la banda, George Martin, que alegó que sus problemas de audición se lo impedían. Uno de los ingenieros participantes fue sin embargo su hijo, Giles Martin.

La discográfica en crisis EMI, que con la remasterización lanza su apuesta clásica más importante de los últimos tiempos, espera ahora que se desate la beatlemanía y obtener así buenos ingresos. La empresa británica lo necesita además con urgencia, pues ha sufrido fuertes pérdidas por la caída en las ventas de CD y la fuga de estrellas como los Rolling Stones y Paul McCartney.

En tiempos de crisis económica es posible que los fans de The Beatles aún sean una tabla de salvación, ya que Beatles Remastered, la caja con todos los discos, que cuesta casi 200 euros, ha alcanzado en el portal de internet Amazon los primeros puestos de venta anticipada. Para los super-fans hay además una segunda caja, en la que sólo se incluyen las grabaciones en mono. Y para atraer a las nuevas generaciones aparece de forma simultánea una versión del juego de consola Rockband, en el que se tocan sus canciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios