fútbol Xerez Deportivo FC 0-3 Córdoba B | Guadalcacín 2-3 Algeciras

Cultura

Ana Sofía Pérez Bustamante gana el Alegría de Poesía

La poeta y profesora universitaria gaditana Ana Sofía Pérez-Bustamante ha ganado con su poemario Sibilario la XXII edición del Premio Alegría de Poesía que convoca el Ayuntamiento de Santander y al que este año se han presentado 630 originales. La autora confesó días atrás a este periódico sentirse "infinitamente feliz, eufórica" por un galardón, dotado con 4.000 euros, que por cuarta vez gana una mujer. Será editado en noviembre en la colección Adonais.

"Sibilario -en palabras de la poeta gaditana- juega con 'Silabario' y viene de 'Sibila', que en la antigüedad clásica significaba adivina, profetisa. El libro se inspira en imágenes de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, pero escoge el sesgo femenino: el de las cinco sibilas pintadas por Miguel Ángel: la de Cumas, la Pérsica, la Eritrea, la Délfica y la Líbica. Yo añado una sexta, que es una sibila niña y tigre. Por el medio la voz poética habla desde cualquier punto de vista: hombre o mujer, viejo o niño. Es lo que se llama 'monólogo dramático', que en España arranca de Luis Cernuda y se naturaliza en los años 60". El poemario tiene la estructura arquetípica del viaje del héroe que, explica Pérez-Bustamante, es "el viaje por la vida. El que tan bien describió Joseph Campbell en El héroe de las mil caras. El jurado dice que es un libro de poesía existencial, y es cierto. Concibo la existencia aquí en tres grandes etapas, que coinciden con los movimientos de la dialéctica: la tesis es la vida tal como estalla al principio, generosa y magnífica: como un don. Es lo que Claudio Rodríguez llamaba el "don de la ebriedad". La antítesis es el factor desgaste que da el tiempo. Los poemas de esta parte se ponen bajo la advocación de Jaime Gil de Biedma y su magnífico poema No volveré a ser joven. La síntesis es ese poso que queda de escepticismo, rendición, humildad y resiliencia. Quizá también algo de sabiduría. Aquí, Valente y Colinas. Pero la tensión lírica yo diría que me relaciona con el último José Hierro: belleza, desnudez y desconsuelo. Una manera romántica en tono menor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios