Cultura

'Viaje a Samoa'

Se cumplen ahora cien años de un fabuloso y extraño viaje: el del escritor Marcel Schwob a Samoa, en el que dejara constancia de su pasión por aquel mundo austral, pero también de su admiración por el también escritor Robert Louis Stevenson, fallecido en aquella isla unos años antes. Schwob sigue siendo un semidesconocido para el lector de nuestro país, y eso pese a que ejerció una indudable influencia sobre escritores tan representativos de la literatura contemporánea como William Faulkner o Jorge Luis Borges. Llegué a este escritor y en concreto a su libro 'Las vidas imaginarias', al leer un comentario de Borges sobre el mismo, en el que confesaba cómo le impresionó profundamente su lectura, lo que relacionaba con una indudable influencia sobre su posterior obra. Pero quizás lo que más me atrajo de Schwob, fue esa admiración que siempre profesó por Robert-Louis Stevenson, y que le llevó una vez fallecido el autor de 'La isla del tesoro', a embarcarse en un accidentado viaje a Samoa para poder dar su último adiós ante la tumba de su amigo. Fue una amistad singular, pues nunca se llegarían a conocer en persona, aunque de ella nos han legado ambos escritores una amplia y suculenta correspondencia. Marcel Schwob llegaría a relacionarse con Stevenson a través de su tío, el conocido orientalista y bibliotecario de la Biblioteca Mazarino, León Cahum. Este, un apasionado de la literatura de aventuras, pondría en contacto a su sobrino con el ya afamado Stevenson, dando así comienzo a una amistad que desembocaría en aquel postrero viaje de homenaje. El 21 de octubre de 1900 se embarcaría en el 'Ville de la Ciotat' con su asistente chino Ting, en un itinerario que partiendo de Marsella le haría visitar Colombo, Sidney, hasta llegar a Samoa. Lo curioso es que llegado a la isla no visitará la tumba de su amigo, que era el motivo principal del viaje, y presa de quien barrunta negros presagios embarcará precipitadamente en el 'Manapouri' para regresar a Francia. Poco después fallecía no sin antes haber dejado una extensa correspondencia dirigida a su mujer Marguerite Moreno, sobre aquel extraño 'Viaje a Samoa' (edición de Valdemar).

Ramón Clavijo Provencio

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios