Cultura

Con el arte en la maleta

  • En estos meses estivales en los que viajar se convierte en una actividad principal, los centros de arte presentan muestras de calado para atraer visitantes

  • El abanico de propuestas es amplio

El 'Gernica de Picasso' en el Reina Sofía El 'Gernica de Picasso' en el Reina Sofía

El 'Gernica de Picasso' en el Reina Sofía

Pisar las arenas más limpias, bañarse en las mejores aguas, buscar algún rincón natural poco conocido, perderse entre el bullicio de las grandes urbes. Todo puede ser reclamo turístico en los meses estivales para el viajero. También lo es el arte para aquellos que desean cargar la maleta de experiencias culturales, los que disfrutan de la contemplación callada que ofrece un museo, los que aprovechan las exposiciones temporales que llegan a los grandes centros del país para poder conocer o reencontrarse con algunos artistas de referencia en el panorama internacional. El abanico es amplio y, hasta septiembre u octubre, se reúnen nombres como Picasso, De Chirico, Tiziano, Tintoretto, Goya, Velázquez, Sorolla, Bill Viola o Francis Bacon, entre muchos otros. Poder ver sus obras hará que la escapada valga la pena.

Si el Museo del Prado no necesita más que su propia colección para atraer al público, las muestras temporales aportan un añadido para fomentar la visita reiterada, la vuelta a la gran pinacoteca de España. Este verano, hasta el 10 de septiembre, exposiciones como la que reúne las joyas de la Hispanic Society of America y la que pone el foco en el tratamiento del amor homosexual son un ejemplo. El 4 de abril se inauguró Tesoros de la Hispanic Society of America, una selección de 200 piezas -de las más de 18.000 que componen sus fondos desde el Paleolítico hasta el siglo XX- que abarcan 4.000 años de creación. De ellas, más de la mitad nunca antes se habían visto en España. Escultura romana, cerámicas, vidrios y tejidos de arte islámico y medieval, obras del siglo de Oro, arte colonial y pintura hispánica de los siglos XIX y XX conforman la muestra. Y entre las piezas destacan obras como La Duquesa de Alba de Goya, Retrato de una niña de Velázquez, La Piedad del Grego, El hijo pródigo de Murillo y Santa Emerenciana de Zurbarán.

Por otra parte, el 15 de junio abrió sus puertas La mirada del otro. Escenarios para la diferencia, una reunión de 30 obras entre pinturas, esculturas y dibujos con las que la pinacoteca se sumó al World Pride 2017. La muestra se articula en varios recorridos independientes pero complementarios. Uno de ellos se denomina Amistades inmortales y trata la cultura homosocial en el mundo de la antigüedad clásica. En este apartado pueden verse esculturas de Antinoo, Adriano o de la Escuela de Pasiteles. Perseguir los deseos es el segundo sector y aborda la persecución de artistas, acusados y condenados por amar a personas del mismo sexo, entre ellos Boticceli, Leonardo y Caravaggio. Engañosas apariencias destaca la desobediencia a los roles de género y Amar como los dioses agrupa obras con personajes del mismo sexo a través de narraciones mitológicas con obras de Rubens, entre otros.

También en Madrid, el Museo Reina Sofía celebra los 80 años de la obra cumbre del genio malagueño con la exposición Piedad y terror en Picasso: el camino a Guernica. Además de la pieza estrella que acoge el centro de arte desde 1992, se pueden contemplar cerca de 150 obras maestras de Picasso procedentes de la colección del Reina Sofía y de más de 30 instituciones de todo el mundo, entre ellas el Picasso de París y el Pompidou, la Tate de Londres y el MOMA de Nueva York. Esta imprescindible muestra, que se podrá ver hasta el 4 de septiembre, indaga en el camino que llevó a Picasso a pintar la emblemática pieza en blanco y negro, con una variadísima gama de grises y toques azulados y sin una gota de rojo sangre.

Tras deleitarse con la creación picassiana, el visitante del Reina Sofía tiene otras múltiples opciones dentro del museo. Se presenta hasta enero la primera retrospectiva en España del grupo de artistas NSK (Nuevo arte esloveno), que protagonizó una de las experiencias más significativas en la eclosión cultural de la Yugoslavia de los años ochenta. También se exhiben una retrospectiva del artista Lee Lozano (hasta el 25 de septiembre) y los Prototipos vanguardistas de Katarzyna Kobro y Wladyslaw Strzeminski (hasta el 18 de septiembre), que abarcan desde finales de la década de 1910 hasta comienzos de 1950.

El triángulo perfecto en la capital española lo cierra el Museo Thyssen-Bornemisza con la exposición El Renacimiento en Venecia. Triunfo de la belleza y destrucción de la pintura, inaugurada el pasado 20 de junio y que se podrá ver hasta el 24 de septiembre. La gran colectiva agrupa 89 piezas de artistas como Tiziano, Tintoretto, Veronés, Bassano, Giorgione o Lotto, entre otros creadores responsables de la eclosión de la pintura moderna. Estos lienzos pretenden mostrar cómo la Venecia del siglo XVI rompió con la concepción clásica, con el dibujo, con sus funciones religiosas y culturales para poner el foco en la belleza y el color. Las pinturas, esculturas y libros proceden de la colección Thyssen y de otras privadas y museos europeos como la Galería de la Academia de Venecia, el Palacio Pitti de Florencia, el Louvre o la National Gallery de Londres, piezas que el comisario Fernando Checa seleccionó a lo largo de cuatro años.

En la misma pinacoteca, del Renacimiento se puede pasar a las vanguardias históricas con la primera monográfica en España de la artista de origen ruso Sonia Delaunay (1885- 1979), figura clave de la primera vanguardia parisiense. Junto a su marido, el pintor Robert Delaunay, emprendió una aventura artística que, basada en los contrastes de color y la disolución de la forma a través de la luz, les encaminó hacia la abstracción. Sonia Delaunay. Arte, diseño y moda estará colgada hasta el 15 de octubre.

De reciente inauguración, el Caixafórum de Barcelona brinda sus salas a la mayor antológica organizda hasta ahora en España del maestro italiano Giorgio de Chirico. Hasta el 22 de octubre se descubrirán un total de 142 obras entre óleos, dibujos, litografías y esculturas del padre de la pintura metafísica que falleció en 1988. Algunas de las piezas de El mundo de Giorgio de Chirico. Sueño o realidad han sido poco vistas, como las esculturas de terracota realizadas a partir de 1940 y las creadas en bronce entre 1968 y 1970. Posteriormente, la muestra viajará a los Caixafórums de Madrid, Zaragoza y Palma de Mallorca.

En el extremo norte, el Guggenheim de Bilbao ofrece tres atractivas propuestas. Desde el 12 de mayo se puede ver París, fin de siglo, con piezas de Signac, Redon, Toulouse-Lautrec y sus contemporáneos. Estará expuesta hasta el 17 de septiembre. La retrospectiva de Bill Viola (hasta el 9 de noviembre) presenta con profusión el trabajo del neoyorquino, uno de los artistas actuales más destacados, reconocido internacionalmente por su carácter pionero en el desarrollo del videoarte, medio que descubrió a principios de la década de 1970. Como tercer reclamo del museo bilbaíno están Los héroes del alemán Georg Baselitz que se exhiben hasta el 22 de octubre.

Además, hasta el 17 de septiembre puede verse en el Museo Picasso de Málaga Bacon, Freud y la escuela de Londres, una muestra en la que entre otras cuestiones se explora la forma en que trataron en su pintura el cuerpo autores como Francis Bacon, Lucian Freud, Frank Auerbach, David Bomberg o William Coldstream. En el Museo Ruso, mientras se despide en estos días la muestra dedicada a Kandinsky y Rusia, permanecerá abierta hasta febrero la exposición sobre La Dinastía Románov.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios