cine

La caricia del leopardoLOCARNO

  • La 71 edición del Festival de Locarno convoca a autores como Sangsoo, Llinás o Hawke, premiará a Bruno Dumont y será escaparate del 'otro cine español'

La caricia del leopardoLOCARNO La caricia del leopardoLOCARNO

La caricia del leopardoLOCARNO

El Festival de Locarno (Suiza) llega a su 71ª edición (1-11 de agosto) y se afirma, en la que será la última edición bajo dirección artística del italiano Carlo Chatrian, próximo responsable de la Berlinale en sustitución de Dieter Kosslick, como una de las citas más sólidas y estimulantes del panorama cinéfilo internacional.

El pasado miércoles se anunciaba un importante avance de la programación del certamen, una nutrida y heterogénea selección en la que, además, destaca la renovada presencia de cine español en distintas categorías y formatos, sin duda una de las mejores noticias de la era Chatrian gracias a la labor realizada por Gonzalo de Pedro (Filmoteca Española) como asesor y valedor de algunos de los autores jóvenes más sobresalientes de nuestro país en los últimos años, entre los que Albert Serra (Leopardo de Oro en 2013 con Historia de la meva mort), Lois Patiño (Costa da morte), Luis López Carrasco (El futuro) o Sergio Oksman (O futebol) han recogido ya sus frutos o han visto impulsadas sus carreras desde el festival suizo.

En apenas dos semanas se presentará allí Trote, el primer largometraje del hasta ahora reputado cortometrajista gallego Xacio Baño (Eco), una historia de hermanos y caballos ambientada en una aldea en las montañas, Mudar la piel, el documental sobre la relación entre un mediador gubernamental con ETA y un espía de los servicios secretos, de Ana Schulz y Cristóbal Fernández, así como los cortometrajes Los que desean, de Elena López Riera, La casa de Julio Iglesias, una indagación sobre la identidad cultural de España dirigido por la integrante del colectivo Los Hijos Natalia Martín, Words, planets, de la siempre interesante y experimental Laida Lertxundi, Violeta + Guillermo, de Óscar Vincentelli, y Grbavica, de Manel Raga.

Pero más allá de este escaparate internacional para el otro cine español, Locarno sigue convocando a los autores más relevantes para la nueva cinefilia. En la sección oficial nos reencontramos con el surcoreano Hong Sangsoo, ganador del Pardo D'Oro en 2015 con Ahora sí, antes no, quien, tras Grass, presentada en Berlín, tiene ya lista su segunda entrega del año, Hotel by the river. Junto a él, sobresale también el argentino Mariano Llinás, reciente ganador del Bafici con su monumental película de 14 horas La Flor, un nuevo y generoso prodigio narrativo tras aquella memorable Historias extraordinarias (2008, recientemente editada en nuestro país por Intermedio) destinado a convertirse en uno de los hitos de la temporada. No menos alentadora resulta la presencia de la chilena Dominga Sotomayor (Tarde para morir joven), el iraquí Abbas Fahdel, autor del importante documental Homeland: Iraq, año cero, y que presenta ahora la ficción Yara, el norteamericano Kent Jones (Diane) o el rumano Radu Jude (Alice T.).

Un jurado de auténtico lujo presidido por Jia Zhang-ke y con la presencia de Sean Baker (The Florida Project), el escritor Emmanuel Carrère, Tizza Covi e Isabella Ragonese valorará un total de 15 títulos a concurso.

Fuera de la sección oficial, y más allá de la habitual apuesta por la novedad, la juventud y lo desconocido, en Locarno se podrán ver también los últimos trabajos de autores veteranos como el brasileño Júlio Bressane (Seduçao da carne), el francés Nicolas Philibert (De chaque instant), o el franco-norteamericano Eugène Green (Como Fernando Pessoa salvou Portugal).

Chatrian ha sabido conjugar el rigor y la exigencia de las distintas secciones a competición (Signs of life, Pardi di domani, Cineasti del presente) con la que sin duda es la apuesta más popular de Locarno, la programación de la Piazza Grande, punto de encuentro para 8.000 espectadores que disfrutan cada noche en su pantalla gigante de estrenos, pases especiales, recuperaciones de clásicos, entregas de premios y homenajes. Entre los primeros, Blackkklansman, de Spike Lee, bien recibida por la crítica en su paso por Cannes, Blaze, el nuevo filme como director de Ethan Hawke, que recibirá además el Excellence Award, el nuevo thriller protagonizado por Denzel Washington y dirigido por Antoine Fucqua, The Equalizer 2, la nueva serie para televisión de Bruno Dumont Concoine et les z'inhumains, quien además recibe el prestigioso Pardo D'Onore, o el filme de la pareja franco-belga Delépine y Kervern I feel good con el que se clausurará el festival.

Entre los clásicos y modernos recuperados, destacan Liberty (1929), una comedia de Laurel y Hardy dirigida por Leo McCarey, Manila in the claws of light (1975), del maestro filipino Lino Brocka, y la nueva copia recién restaurada de Good morning Babylonia (1987) de los Taviani, cuya obra será también objeto de reconocimiento tras la reciente muerte de Vittorio, el mayor de los hermanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios