Cultura

Unos carteles marca de la casa

  • Junto a nombres habituales, el debut de jóvenes artistas locales destaca en el programa

La programación de los Jueves Flamencos no se entiende sin ciertos nombres. No se entiende así, sin Aurora Vargas y Pansequito, sin Juana la del Revuelo y su familia o Nano de Jerez. Ni sin Mariana, Carmen de la Jara o Juan Villar, porque son nombres que forman parte de la idiosincrasia de esta cita, como lo era el de Chano Lobato, al que se dedica esta edición. Este año, además de la noche de clausura, existe un detalle que llama la atención. Se trata de la inclusión de una serie de artistas gaditanos que no siempre encontraban su hueco en el programa.

Me refiero a Raúl Gálvez, que acaparó excelentes críticas en su debut en Sevilla. De Paco Reyes, cantaor de un eco flamenquísimo y una fuerza envidiable; de Emilio Florido, un artista muy reclamado en el atrás de importantes compañías de baile; de María del Mar Fernández, otra cantaora de atrás que dejó unas muy buenas impresiones en su presentación en La Lechera meses atrás. En el baile también estarán Edu Guerrero, que siempre luce en los grupos con que actúa; Lydia Cabello, que trae su espectáculo, internacionalmente paseado Maera Vieja; y Juan José Jaén El Junco, todo un lujo para el cartel. En otro nivel, celebro la participación de Yeye de Cádiz, Antonio Reyes y de Román Vicenti, un guitarrista gaditano que hace tiempo que no se le escucha por aquí.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios