Cultura

Una catedral con arte

Jugando con el título del libro de nuestro compañero Juan Luis Sánchez Villanueva, los monumentos jerezanos "tienen mucho arte", y nuestra catedral ya expone ese arte magníficamente para que todo el mundo pueda admirarlo. La recién inaugurada exposición permanente nos permite a todos disfrutar no ya de retablos e imágenes o del soberbio apostolado de Arce, desde hace unos años siempre al alcance de nuestra mirada, sino de muchos tesoros dignos de ser contemplados con unción: desde San Juan Nepomuceno o las obras del Tahonero a los valiosísimos cálices y paramentos sacerdotales; desde secretas escaleras al precioso cuadro de 'La Virgen de Guía'; desde el viejo facistol de Baccaro a la deliciosa pintura zurbaranesca de 'La Virgen Niña' (dormida o meditando), soberbiamente restaurada por la artística sensibilidad y la sabia maestría del jerezano Francisco Bazán Franco y de Francisco García Brenes.

Y no pasen de largo ante esa pequeña y antigua pintura de la Santa Faz que representa aquella otra realizada por Ananías, servidor del rey Abgaro de Edesa en Siria, y de la que nos hablan los textos cristianos apócrifos, además de Eusebio (en su Historia de la Iglesia) y Procopio de Cesarea (en su Guerra persa). Verdaderas curiosidades y, repetimos, "mucho arte" para sentirse orgullosos de lo que en nuestra ciudad poseemos.

Los coordinadores

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios