Cultura

Las coordenadas del tesoro

  • Un atrevimiento sacude la escena literaria: el poeta Andrew Motion publicará en 2012 la continuación de 'La isla del tesoro' de R. L. Stevenson, una aventura con terroríficos piratas, secuestros y batallas

Causa sorpresa la futura publicación de Regreso a la isla del tesoro, continuación de La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson, novela para grandes y pequeños escrita a finales del siglo XIX. La continuación no la escribe Stevenson, lo cual es de entender ya que murió en 1894, y aunque hay quien dice que tenía en mente escribir algo más sobre las hazañas de Jim y sus compañeros todavía no se ha descubierto ninguna hipotética segunda parte en ningún viejo baúl olvidado. Un autor de la actualidad, Andrew Motion, poeta para más señas, es quien escribe el Regreso. No es éste un poeta cualquiera: sucedió a Ted Hughes desde 1999 hasta 2009 como Poeta Laureado del reino inglés y se dedica a dar clases de escritura creativa en el Royal Holloway de la Universidad de Londres. Cumplidos sus años al servicio de la monarquía se ha remangado y propuesto una tarea que se antoja al alcance de muy pocos.

Según el comunicado de Random House, su sello Jonathan Cape publicará la novela en 2012 y promete "toda clase de viajes dificultosos, terroríficos piratas, secuestros, batallas y dramáticas tormentas, que dan lugar a una fascinante historia llamada a convertirse en un clásico por sí mismo". Puesto que el libro todavía no se ha escrito, no queda otra que escuchar lo que dicen agentes y editores.

Concretamente, el agente estadounidense comenta: "La novela original de Stevenson vive en la imaginación de generaciones de lectores y siento que esta sorprendente novela de Andrew alcanzará similar longevidad". El editor, Dan Franklin, afirma por su parte: "Cualquiera que ame el original de Stevenson gritará de placer con este libro. De hecho, no creo que haya visto nunca tal grado de entusiasmo con la propuesta de un libro, en todos los departamentos de la compañía".

Concebido como la Alicia de Carroll para entretener a un reducido y privilegiado grupo de niños, La isla del tesoro nació durante las largas tardes de vacaciones del lluvioso verano escocés de 1881 mientras Stevenson hacía compañía a su hijastro Samuel Lloyd Osbourne. Una de aquellas tardes, sin haber pensado previamente en personajes, historias, temas, isotopías o intertextualidades, Robert Louis Stevenson dibujó un mapa: "Dibujé el mapa de una isla; lo coloreé minuciosa y maravillosamente (creo); su forma me gustaba más de lo que es posible imaginar; incluía puertos que me agradaban tanto como los sonetos; y con la inconsciencia de los predestinados, designé a mi realización La isla del tesoro".

Tal como cuenta el propio escritor en Mi primer libro, el ensayo sobre la gestación de la novela que se puede leer en el anexo de la excelente edición de Juan Antonio Molina Foix para Cátedra, si bien La isla del tesoro no era su primer libro, sí fue considerado así por el público: "Para entonces ya había escrito unos cuantos libros, ensayos y relatos cortos; y me habían felicitado y pagado por ellos... aunque no lo suficiente para vivir de ellos. Tenía bastante reputación, era un hombre afortunado; pasaba los días trabajando duro, y la inutilidad de tales esfuerzos a veces hacía que me ardieran las mejillas... ya que le dedicaba a este esfuerzo la energía de un hombre, y sin embargo no me ganaba la vida; y seguía brillando ante mí un ideal inalcanzable."

Sucedió que el ideal inalcanzable se alcanzó. Stevenson sí que encontró su tesoro, gracias a esta novela empezó a vivir de la literatura, y a la vez creó una obra que ha influido en innumerables escritores. Las minas del rey Salomón, de Henry Rider Haggard, fue un intento de igualar fama y argumento: un mapa, un tesoro, un intrépido viaje. Sin embargo, en palabras de Juan Antonio Molina Foix no son las aventuras lo más definitorio de esta obra: "La isla del tesoro es por encima de todo un relato iniciático e itinerante, en el que el protagonista y a la vez el narrador debe enfrentarse a cada paso a una elección expeditiva y vital, que marcará el resto de su existencia".

una vida fascinante

Robert Lewis Balfour Stevenson nació en Edimburgo el 13 de noviembre de 1850. Su fascinante vida, bohemia y con trágico final (murió a los 44 años después de toda una vida de enfermedad) ha dado lugar a muchos escritos en lengua inglesa, sin embargo, según dicen algunos entendidos, no se ha escrito la biografía definitiva. Roger Swearingen ha dedicado cuatro décadas al estudio del escocés y promete una biografía de 500 páginas que haga justicia al personaje. Resumiendo: el padre de Stevenson, Thomas, pertenecía a la familia de ingenieros que han construido la mayoría de los faros de la costa de Escocia, y su madre, Margaret, venía de una familia de abogados y ministros de la iglesia. Stevenson inició sus estudios en ingeniería, los abandonó para completar la carrera de leyes y hacerse abogado en 1875, pero no llegó a ejercer pues ya había decidido que quería ser escritor. Un viaje al continente, su primera publicación, es el recuento del periplo en canoa por los ríos y canales de Bélgica y el norte de Francia. Según Graham Balfour, para Stevenson "haber hecho cosas que mereciera la pena escribir era un honor que no alcanzaba quien simplemente hubiera escrito cosas que mereciera la pena leer". Este presupuesto marcó toda su trayectoria vital y artística.

Cuando conoció a su futura mujer él tenía 25 años y ella 36. Fanny Van de Grift Osbourne era americana, independiente, separada y tenía un hijo. Se casaron y se establecieron en California. Los colonos de Silverado es el relato de sus tres semanas de luna de miel en una mina de plata abandonada. La colección de relatos Las nuevas noches árabes es considerada por Barry Menikoff como el punto de partida para la historia del cuento británico. Estos cuentos comparten con El doctor Jekill y Mr. Hyde la ambientación en una laberíntica ciudad moderna y la temática de crímenes y terribles secretos. Stevenson siguió escribiendo relatos toda su vida, como los tres que componen el memorable volumen Cuentos de los mares del sur, publicado un año antes de su muerte. En 1883 ve la luz La isla del tesoro, el libro con el que comienza su carrera de escritor de éxito. Este último, así como Jardín de versos para niños, La flecha negra, Secuestrado y su continuación Catriona, antes de su edición en libro, se publicaron en revistas juveniles. Cuando en 1888 Stevenson decidió embarcarse en un viaje hacia los mares del sur, estaba ya muy enfermo. Realizó tres viajes por las islas del Pacífico de los que da cuenta en el extraordinario volumen póstumo, En los mares del sur.

Stevenson se trasladó a Samoa y allí escribió: "Los días que se me concedan, los pasaré en el lugar donde la vida me ha parecido más placentera y los hombres más interesantes; las hachas de mis muchachos negros ya están desbrozando el lugar donde cavar los cimientos de mi futura casa". Construyó su casa en Samoa y allí murió en 1894. Sobre el monte Vaea, su sepulcro reza: "Bajo el ancho y estrellado cielo / cavad la tumba y dejadme yacer".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios