Diario de las artes

Paisaje humano de serena belleza

Obra de Luis Burgos Obra de Luis Burgos

Obra de Luis Burgos

Nos alegramos que la sala de Exposiciones del Palacio del Virrey Laserna retome el hilo de un programa artístico y vuelva a ofrecer muestras de interés. No está la ciudad en un momento de demasiada exuberancia expositiva y un espacio con buenas proposiciones es totalmente necesario. Además, son muchísimos los autores que en Jerez existen y están faltos de lugares para poder canalizar la producción que sale de sus talleres. Por eso creemos totalmente imprescindible la existencia de centros artísticos que posibiliten dar a conocer el ingente trabajo artístico que patrocinan los numerosos buenos hacedores de este Jerez, ahora, más que nunca con muy buenos creadores en permanente ejercicio.

La exposición que organiza Asís Moreno para este fin de año nos conduce por la obra de Luis Burgos, un buen pintor nacido en la población riojana de Varea, cuya trayectoria artística se centra más en el extranjero que en nuestro país. Ahora llega a Jerez para presentarnos sus "Personajes", una serie de atractivas pinturas que tiene a la figuración como máximo centro de interés.

Así, la pintura de este artista nos sitúa en una figuración exultante, con una humanidad exuberante, un colorido máximo, contundente, extremo y determinante. Con esas premisas, Luis Burgos plantea una obra que describe una representación amena, lúcida y con acertadas condiciones plásticas. Sus personajes mantienen unas claras constantes expresivas: ojos profundos, de mirada inquietante llena de nostalgia, un dibujo conformador acertado, sin efectismos, dejando sólo que su arquitectura sustente físicos poderosos, unas vestimentas, casi siempre, arlequinadas que recrean amables actitudes.

Luis Burgos. Sala del Palacio Virrey Laserna. Jerez

Por las obras expuestas en la casa palaciega de la calle Condes de los Andes se accede a una realidad que ilustra un mundo, también, amable, sereno, sin excesivas alternativas; un mundo que, al mismo tiempo, relata un tiempo atemporal, una existencia que se nos antoja detenida en un espacio sin demasiadas aristas desvirtuantes.

La pintura de Luis Burgos, a pesar de su claridad compositiva y de su linealidad representativa, deja entrever una nota jugosa de misterio, quizás de velado exotismo, con unos personajes que nos sitúan en una escenografía de tonos cálidos, de colores apasionados y apasionantes; espacios lúcidos donde se desarrolla una humanidad de actitudes serenas y límpidas. Todo para situarnos en una ambientación de vibrante colorido donde todo transcurre en una realidad de suma justa belleza.

Bienvenida una nueva exposición a la sala del Virrey Laserna. El arte actual tiene muchas necesidades de buenas propuestas y donde se ofrezcan y quienes las ofrezcan tendrán nuestra máxima consideración

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios