Cultura

"Fuimos la generación escaqueada"

  • El periodista José Landi presenta esta noche en la Fundación Bonald su primer libro de relatos, 'Ya vendrán tiempos peores', una colección de "embustes auténticos" sobre el Cádiz de los 80 y 90

"La mía quizá se podría llamar la generación dormida, o la escaqueada o la de los peterpanes en manteca", dice José Landi al hablar de unos personajes y una época de Cádiz que tal vez queden retratados, o no, en su primer libro de relatos, titulado muy gráficamente Ya vendrán tiempos peores, ("título que le deboa Ignacio Valdés") y que editado por Cazador de Ratas acaba de salir a la calle con prólogo a cargo de Manuel Muñoz Fossati. Se trata del estreno literario (si no contamos un veterano blog que ya ha tenido varias épocas) del periodista gaditano, jefe de área en La Voz de Cádiz. El autor niega creer en generaciones, aunque la promoción de la obra hable de que es un retrato de los años 80 en Cádiz. "Lo que pasa es que de algo hay que escribir", bromea, y añade que "no hace falta creer en algo para escribirlo". Aun así, Landi se aviene a hablar de aquellos años descritos en esta obra como una especie de "anecdotario de casapuerta", lleno de humor pero con un tono amargo y crítico: "Fueron muchos años de diversión despreocupada, puede que demasiados, y casi sin querer nos resistimos a entender que se ha acabado. Debe acabarse. Resulta ridículo e insoportable no acabar. Crecimos anestesiados. En casi todas las series de televisión o dibujos animados, se presenta ahora a los padres como unos cretinos importantes, tipos alegres, divertidos pero imbéciles. No puede ser casual. Antes, la ficción pintaba a los padres como héroes, resistentes, serios, autoritarios. Ahora parecen amiguitos que aparentan ser enrollados pero están liados. Los que ahora somos padres no hicimos nuestra parte".

"Todo lo que se cuenta creo que me pasó o que le pasó a alguien que conozco. Así que serán embustes auténticos, mentiras reales porque la memoria engaña mucho. Yo tengo memoria sólo para las estupideces, años de las películas, directores, nombres de actores, goles... Todo lo demás es medio inventado".

Tal vez por eso, el novel autor y veterano periodista no se arriesga a considerar su libro como el retrato de una época de Cádiz: en todo caso "será una caricatura, un garabato. Lo que espero es que a cada cual le sirva para recuperar recuerdos, para jugar con ellos y mentirse a modo como he hecho yo. Que sea una conversación. Yo cuento mis batallitas y el lector las mejora con las suyas". Si tuviera que buscarle una utilidad didáctica a su libro, Landi se inclina por considerar que "en el mejor de los casos, podría ser nostalgia crítica. Puede servir para decirnos que ni los 80 ni los 90 fueron tan maravillosos, ni el presente es tan complicado, ni unas épocas mejores ni peores que otras".

Puestos a comparar, Landi lo tiene claro como pocas cosas: "Aquel Cádiz de hace 30 años tenía muchas miserias, mucho paro y muchas fatigas. Mucha infravivienda, mucho miedo y mucho sufrimiento de nuestros padres, pero nos aislaron de todo, consiguieron que disfrutáramos como enanitos saltarines, de la playa al bar, del bar a la playa. Pero para ellos, ahora abuelos, aquello no sería mejor".

La presentación del libro en la ciudad será esta noche, a partir de las 20 horas, en la Fundación Caballero Bonald, sita en la calle Caballeros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios