hallazgo

Los neandertales se acercan al homo sapiens

  • Investigadores de la UCA alcanzan niveles de ocupación neandertal en Ardales, poniendo en duda su extinción

  • Pronto habrá novedades genéticas

Signos rojos realizados con las yemas de los dedos en la cueva de Ardales. Signos rojos realizados con las yemas de los dedos en la cueva de Ardales.

Signos rojos realizados con las yemas de los dedos en la cueva de Ardales.

Comentarios 3

El hombre neandertal está cada vez más cerca. Ya no está tan claro si procedemos directamente del Homo sapiens o si en nuestro código genético albergamos finalmente algo de neandertal, aquel hombre que pareció extinguirse, pero que ahora resurge para tambalear los manuales de Prehistoria y reabrir el debate internacional de la mano de este proyecto que se lleva a cabo en la cueva andaluza de Ardales, en Málaga.

Las últimas revelaciones las descifró un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz y el Neanderthal Museum de Mettmann (Alemania), que lideran el proyecto a su vez dirigido por el catedrático de Prehistoria de la UCA, José Ramos Muñoz y el profesor de la Universidad de Colonia Dr. Gerd-Christian Weniger. Juntos revelaron hace unos meses en una rueda y tras publicarlo en la revista Science que los neandertales también se comunicaron a través del arte, llegando a datar en la Península Ibérica arte rupestre hace 66.700 años, es decir, unos 20.000 años antes de las fechas conocidas hasta ahora.

Ahora, a aquel hallazgo realizado mediante el método de análisis de Uranio Torio (U/TH), gracias al análisis de la calcita que se deposita sobre el arte, se suma la excavación arqueológica que se lleva a cabo en la Cueva de Ardales, en la que se ha llegado ya a estos niveles -50.000 años- con la aparición de numeroso utillaje y material vinculado a esta actividad.

Un descubrimiento que próximamente ofrecerá nuevas sorpresas vinculados al estudio genético, explica José Ramos, "pues no se sabe si realmente se extinguieron o convivieron". Así, el catedrático de Prehistoria de la UCA confirma que se ha llegado a niveles de 45 a 50.000 años -niveles ocupados por neandertales del Paleolítico Medio- con la aparición de "fauna, tecnología lítica y ocre de comunidades neandertales", concreta el experto, que hace hincapié en el ocre con el que estos primeros pobladores del sur de la península ya se comunicaban a través del arte, contra todo lo que se ha dicho de que era patrimonio exclusivo del Homo sapiens.

De forma paralela, en Sima de las Palomas de Teba, a unos 15 kilómetros de la anterior, en niveles del Paleolítico Superior se ha constatando "la interacción, movilidad y control del territorio de comunidades neandertales entre las dos cuevas" y la obtención también de materias primas líticas. "Ahora sabemos que el campamento importante estaba en la entrada de Ardales, en una zona llamada la Cucarra y en la Sima de las Palomas, y que al interior de Ardales entraban para diversas acciones como la pintura".

De este modo, se constata que las dataciones de Sima de las Palomas y de Ardales son totalmente coherentes tanto en las fases del Paleolítico Superior como del Medio. De hecho, el estudio avanza que ambas cuevas -Ardales y Sima de las Palomas de Teba- presentan amplias secuencias sedimentarias con registros líticos, óseos, antropología física y evidencias que permiten estudiar los modos de vida de las sociedades cazadoras-recolectoras paleolíticas que la frecuentaron. También se ha avanzado en la frecuentación de en ambos yacimientos de grupos antropológicos neandertales y los primeros Homo sapiens sapiens.

Las analíticas, continúa Ramos, han localizado también espacios con fuegos y hogares relacionados con la alimentación, desde hace más de setenta mil años.

Un proyecto que está dando grandes resultados en aspectos como "la sustitución o asimilación de los neandertales, sus capacidades cognitivas, su control del territorio, la convivencia, la enculturación y la transmisión de tecnología" y que sigue ahondando en la vinculación con las similitudes y diferencias de la tecnología y modos de vida con las sociedades pleistocenas del norte de África.

El proyecto, autorizado por la Junta de Andalucía, se titula Las sociedades prehistóricas del (Paleolítico Medio al Neolítico Final) en la Cueva de Ardales y Sima de las Palomas de Teba (Málaga, España). Estudio geoarqueológico, cronológico y medioambiental, y está financiado con fondos Feder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios