Cultura

"No soy una nube de verano. Estoy muy contento con toda mi carrera"

  • Mercé ofrece hoy un recital de corte clásico rodeado de intensa expectación

Comentarios 1

Promete para esta noche en el Maestranza "cante clásico, tradicional, de toda la vida". Un recital para el que hace tiempo se agotaron las entradas porque él, José Mercé, siempre será esa voz profunda y poderosa a la que los aficionados suelen encomendarse para gozar, Bienal tras Bienal, de una velada inolvidable. "Empezaré por los cantes básicos, por soleá, tanguillos, seguiriyas, fandangos y malagueñas. El fin de fiesta será a lo grande y lo compartiré con mi familia y mi gente de Jerez".

Así presentó ayer este concierto, en el que no incluirá temas de sus últimas grabaciones, en las que ha seguido coqueteando con la música pop y las letras urbanas. "Voy a respetar eso en una Bienal y sólo cantaré flamenco clásico. Pero aunque no los haga, Aire o Confí de fuá son discos flamenquísimos porque yo vengo de una saga cantaora y mi cante es tan flamenco como la seguiriya de Manuel Torre".

El artista rebatió varias veces, en su charla con la prensa, a quienes cuestionan esos temas que le han valido el éxito comercial y el reconocimiento de un público que cuando llega la hora de los bises le pide su versión de Al Alba. "Los aficionados, los que pagan la entrada, me merecen el máximo respeto. Y si me reclaman Al Alba al finalizar mi concierto, lo haré. A mi camerino llegan muchos jóvenes asegurándome que antes no escuchaban flamenco y que yo los he llevado hasta él. Así que aprovecho esos momentos para interesarlos por la soleá o la bulería", explicaba.

"Se me criticó muchísimo cuando compuse Aire", rememoró. "Mis propios compañeros decían que había vendido mi alma al diablo y que Aire no era flamenco. Son los mismos a los que ahora veo subirse al escenario con cajón, bajo, guitarras y un coro... Estoy muy contento con toda mi carrera, no he sido una nube de verano. Tengo 53 años, llevo desde los 13 cantando y siempre pongo el corazón en todo lo que hago", sentenció.

Mercé se declaró "orgullosísimo" de llenar otra vez el Maestranza, al que regresa tras La vida breve por segunda vez esta Bienal y con los guitarristas Manuel Moreno Morao y Diego del Morao.

El jerezano se refirió también a Mario Maya -"que Dios lo tenga en su gloria"-, de quien dijo que "para mí, y hasta que no se demuestre lo contrario, Mario ha sido hasta hoy en día el bailaor más completo y el mejor coreógrafo de flamenco". Mercé glosó la "gran suerte que tuve en 1972 de cantarle al gran Trío Madrid", que integraban Carmen Mora -ya también fallecida-, Mario Maya y El Güito.

En cuanto al proyecto discográfico que prepara junto al productor Isidro Muñoz, aclaró que se trata de una antología del cante "muy personal, con 40 ó 50 palos distintos. No será didáctica porque ya las hay. Espero que en seis meses esté ya en el mercado el primero de los cuatro discos que contendrá, y que cada seis meses salga el siguiente".

Su intención es que en la antología, "aunque estén los palos tradicionales", se rescaten también algunos que están "escondidos" o que apenas se conocen. "Por ello, ando ahora muy metido con Vallejo, Pastora y Manuel Torre, y les he escuchado alegrías o seguiriyas que hoy en día no hacemos ningún cantaor". "Ellos cantaban natural, no buscaban efectos ni aplausos. Hacían el cante como era, y ésa es su grandeza", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios