Cultura

La nueva realidad expositiva

Diario de las Artes

QUE Cajasol ha entrado en una nueva era no sólo se observa con la nueva imagen de marca de la institución sino también con el desarrollo de sus actividades culturales. La programación expositiva no sólo se reduce al mero planteamiento de muestras más o menos afortunadas, sino que, además, permite, gracias a la valiente, rigurosa, moderna y necesaria, línea de actuación desde el llamado Espacio Escala, el acercamiento al gran público de los fondos artísticos de la importante colección con que cuenta la caja que dirige Antonio Pulido. Al mismo tiempo Cajasol patrocina el Master de Museografía Creativa, uno de los pocos existentes en España y que plantea, sin cortapisas y de manera científica, las nuevas necesidades del hecho museístico. Al frente del mismo se encuentra Paco Pérez Valencia, uno de nuestros más acertados pintores y, probablemente, uno de los museógrafos españoles con más ideas y con más recursos. Como culminación del Master, los alumnos presentes deben realizar un proyecto expositivo, con obras de la propia colección de Cajasol, lo que posibilita el encuentro feliz con la obra y con los nuevos y frescos argumentos expositivos de los que han sabido recoger las preclaras enseñanzas de un ramillete importante de expertos.

El proyecto ganador de esta edición del Master de Cajasol ha sido el que llevaba por título 1:1 (Mirar dentro) presentado por Carmen Sánchez Varo, María Varona Gandulfo y Daniel González Florido. Partiendo de una sutil introspección interior donde se cuestiona la propia realidad social e individual de la persona - en este caso el protagonista de "Jonás o el artista trabajando" de Alber Camus -, se llega a introducir al espectador en una espiral reflexiva sobre la obra y la propia conciencia personal de cada uno. Para ello se cuenta con un mínimo, pero acertadísimo, grupo de siete obras de muy dispar naturaleza artística, plástica y estética, salidas de otros tantos artistas cuyo denominador común es la esencia de un arte que va mucho más allá de la propia realidad artística que representan. Así, piezas de Elena Asins, Antonio Saura, Manolo Barbadillo, Pepe Espaliú, Chema Cobo, Noelia García Bandera y David Colinas, conforman un bello, envolvente y espectacular montaje museográfico donde se ofrece una visión distinta de una realidad expositiva que va mucho más allá de la mera presentación de la obra. Aquí los aventajados alumnos han dejado constancia de que la museografía es una ciencia con muchos registros y, de que, actualmente, la visión de una obra de arte debe suponer el encuentro afortunado con su esencia artística, pero además posibilitando otras circunstancias que redunden e incidan en el valor propio de la obra. Por eso, es espectacular y emocionante la última parte del montaje donde se encuentra un habitáculo para que desde el mismo se observe la obra "Mordaz - vanitas" de Noelia García Bandera, cuya propia estructura física deja en suspenso el hilo argumental del resto de la exposición - interesantísima la propuesta de las paredes forradas de módulos a lo Barbadillo acentúan y refuerzan la esencia del proyecto - e induce al visitante a una reflexión sobre la propia condición y existencia de cada uno.

Estamos ante un proyecto expositivo importante, una manera distinta de ver lo artístico, un hecho museístico que traspasa espacios y actúa en beneficio de un arte que exige mucho más que el que habitualmente se nos viene ofreciendo. Este es el camino.

SEVILLA

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios