Alejandro Berraquero. Escritor

"Es una pena que las editoriales no apuesten por los jóvenes"

  • Este jerezano tiene 18 años y presenta mañana su segundo libro, primera incursión en la novela "Mi objetivo es seguir creciendo".

Lector voraz de novela negra, comenzó escribiendo relatos en sus clases de matemáticas, que le aburrían. Eso fue antes de ayer, cuando ya era un adolescente en Tercero de la ESO. A sus 18 años, este estudiante jerezano del doble grado en Derecho y Administración de Empresas presenta mañana su segundo libro en la Sala Compañía, a las 19 horas, su primera novela. Llega con la experiencia de su primer colección de relatos.

-¿Cómo ha sido esa transición hacia este nuevo reto? ¿Ha sentido una mayor autoexigencia?

-Sí, he estado un año dando vueltas al tema. El libro en sí está escrito en 3 meses, pero la planificación, el giro argumental, es comerse la cabeza mucho tiempo. Una novela era un reto mayor y una presión, no quería hacer lo mismo. Como quiero que esto sea algún día mi profesión, no podía dejar ese primer libro en sólo una aventura, tenía que continuar.

-Cuénteme primero cómo surgió su primer texto, 'Miradas rotas'.

-Unos amigos me animaron a que recopilara los relatos que había estado escribiendo, los que pasaba a los compañeros de clase y que escribía en las horas de matemáticas. De ahí pasé a publicar en un blog, 'Hasta que se colapse la inspiración', y comenzó a tener visitas. Pensaba autopublicar esa recopilación, pero al final salió un libro nuevo, en el que contraponía las miradas de niños y adultos sobre temas candentes de la sociedad, desde el aborto hasta la anorexia o los desahucios. Una amiga librera me animó a mandarlo a una editorial, Peripecias Libros, que se interesó por el tema. 'Miradas rotas' se presentó el año pasado en la Feria del Libro de Jerez.

-¿Y en qué ha desembocado esa primera experiencia? ¿Está satisfecho con esta segunda incursión literaria?

-Lo estoy, las críticas que he recibido de gente que lo ha leído son muy positivas. Creo que este libro va a gustar más que el primero. No es una novela muy larga, porque lo he planteado para un público que no está especializado, que no sea muy pesada de leer. Y me gusta escribir cosas que no sean de referencia, sino transmitir sentimientos, experiencias. La temática es la pérdida. A finales del año pasado perdí a mis dos abuelos. Quise transmitir un hecho simple pero desarrollado de una forma compleja en el que se tratara la pérdida.

-Y además, vuelve a la temática de sus primeros relatos, una literatura negra.

-Mi idea era volver a escribir sobre asesinatos, de los del tipo Agatha Christie, Sherlock Holmes... Escribí sobre el asesinato de Alicia. En cada capítulo habla contigo una persona que la conocía. El principal sospechoso, el novio de Alicia, su padre... Y transmiten esos sentimientos de pérdida, del amor... Están cronológicamente desordenado. No es hasta el último capítulo cuando llegas al detalle más importante. Tengo la sensación de que engancha, eso me dice la gente.

-Hace poco tuvo que elegir una carrera, y en lugar de decantarse por la filología, por ejemplo, que es más propio de esta profesión, comenzó Derecho con Administración de Empresas, ¿por qué?

- Mi idea principal era estudiar Periodismo con Comunicación Audiovisual, pero las ponderaciones de selectividad, porque venía de ciencias, me obligaban a sacar todo sobresalientes, y ni aun así. Sé que ser escritor es muy complicado, pero no vale sólo con el talento, también la suerte. No es solamente que escribas bien o que guste. Si de mayor soy abogado o empresario, me gustaría seguir escribiendo mis libros.

-El derecho es un campo que le permite adentrarse en el comportamiento humano.

-Es algo que noto mucho, porque en otras carreras, como haciendo ecuaciones, no le veo la utilidad a corto plazo. El derecho penal, laboral... Eso sí lo aplico a mi día a día.

-Dicen que un escritor es lo que ha leído. ¿Qué escritor es usted?

-Cuando era más pequeño, leía mucho. Ahora con el doble grado leo menos. Me gustan Arthur Conan Doyle, Bukowski, César Marroquí. Y quiero mencionar también como referencia los libros de la escritora jerezana Sofía Navarro, que me han gustado mucho. A pesar de que tengo poco tiempo libre, siempre tengo algún libro entre manos.

-¿Necesita su generación nuevos referentes literarios?

-Los referentes de la literatura son tremendos. Para plantearnos que tengamos otro referente, primero tenemos que leer a los grandes autores de otras generaciones. A nosotros nos corresponde romper los estereotipos sobre los jóvenes. Por eso, es una pena que las editoriales no apuesten por la gente joven. Hay montones que escriben tan bien, mejor o peor que yo, y ninguna editorial apuesta por darle espacio.

-¿Dónde se ve de aquí a unos años? ¿Cuáles son sus sueños?

-Me gustaría publicar con una editorial grande, pero simplemente para que llegara a más lectores. No me sirve de nada si la gente no me lee. Me da igual si lo compran, la cuestión es recibir críticas, que me cuenten qué les gusta y qué no, para seguir creciendo como escritor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios