Cultura

Que no se pierda la base

  • Enrique Remache, Rafael del Zambo y Manuel de la Nina reivindican el cante del barrio de Santiago con un espectáculo conjunto que estrenan hoy

En un tiempo en el que Santiago ya no es lo que era, es bueno conocer que hay jóvenes dispuestos a seguir enarbolando la bandera de su cante. No son muchos los que un día decidieron tirar por el camino del tradicionalismo, del cante serio, pero los que hay lo llevan con orgullo y con una afición superlativa.

Rafael del Zambo, Enrique Remache y Manuel de la Nina son tres de estos 'valientes', tres mentes inquietas que no se cansan de escuchar todo ese legado que les dejaron sus mayores y que de alguna manera sirvió para, en su momento, elevar a los altares a un barrio que ahora, ya no sólo en materia de cante, no atraviesa su mejor etapa.

"Nosotros defendemos el cante de Jerez, el del barrio y ahí vamos a seguir", explica Manuel de la Nina, uno de esas gargantas que en poco tiempo y de seguir por el camino que va dará muchos buenos ratos a los buenos aficionados. Lo demostró en el último concurso de saetas de la Buena Gente, con una por seguiriyas que levantó al público y que a la postre le sirvió para ganar el Premio a la Mejor Saeta por seguiriyas. "Yo intento hacer el cante serio, es lo que me gusta, aunque todavía me queda mucho que aprender", comenta.

De herencia es también el sello de Rafael del Zambo. El hijo de Enrique 'El Zambo' es otro valor en alza. Gerardo Núñez, gran descubridor de talentos, ya lo ha incorporado a su elenco, y su seriedad, su elegancia cuando se tiene que subir a un escenario y sus ganas le hacen ser otro joven por descubrir. "En esto hay que ir poco a poco y yo voy dando pasitos. Hace poco me dieron un premio en Alcobendas, que me viene muy bien, y ahora, el 4 de mayo me voy a América con Pepe del Morao y los Pañero", relata.

También apunta el cante con devoción Enrique Remache. Apenas ha superado el cuarto de siglo pero es una persona con las ideas claras. "Yo me quiero dedicar al cante y en eso estamos. En los últimos meses he estado haciendo cositas, como los Viernes Flamencos del año pasado, y ahí vamos. Cuesta a los jóvenes meter la cabeza, pero uno no pierde la ilusión", argumenta. Para él también es un orgullo llevar la bandera de un barrio con el que se siente "identidicado porque toda mi gente es de allí".

Los tres afrontan esta noche un reto especial, un recital conjunto en el Tablao de Bereber (22.30 horas) y con el que pretenden "reivindicar el cante de chavales jóvenes y muy aficionados". Para ello han preparado un programa que tendrá tonás, seguiriyas, tientos-tangos, alegrías, malagueñas, bulería por soleá, soleá y por supuesto bulerías".

Les acompañará una de las mejores guitarras del momento, la de Manuel Parrilla que seguro aliñará una noche que promete. Las entradas se pueden adquirir allí mismo al precio de 10 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios