Cultura

"Las primeras evidencias de vida humana se sitúan en Orce"

  • El paleontólogo Martínez-Navarro será el encargado de abrir las I Jornadas de Prehistoria

Comentarios 0

No son pocos los amantes de la Prehistoria, de todo aquello que existió hace miles de años y los interesados en conocer cómo era el mundo de los primeros homínidos y todo el entorno que les rodeaba. Es un tema que siempre suscita interés y curiosidad y que, por suerte, se va a poder disfrutar en Jerez la próxima semana. Se trata de las I Jornadas de Prehistoria que se celebrarán los días 5 y 6 de octubre en la sala compañía y el 7 de octubre, como colofón a la actividad, con una salida de campo a los principales yacimientos paleolíticos de la cuenca baja del río Guadalete.

La ciudad tendrá la suerte de contar con científicos y arqueólogos importantes del panorama nacional e internacional que pondrán a disposición de los asistentes toda su experiencia y sabiduría prehistórica. Tras un recibimiento inicial y la presentación del acto, Bienvenido Martínez-Navarro será el encargado de iniciar estas jornadas con la primera conferencia, titulada 'La cuenca de Baza: Aguas termales, elefantes, hienas y homínidos'. Este científico ha realizado numerosas investigaciones en yacimientos de lugares de todo tipo, no sólo españoles. Orce, la cuenca de Baza o Túnez -donde se marchará en 15 días a excavar un yacimiento- han sido y son algunos de sus destinos, aunque "Andalucía es mi debilidad", confiesa el catalán. De hecho, Martínez dará inicio a este ciclo de conferencias, sobre todo, por la temporalidad de su explicación. Es decir, "trataré los registros más antiguos, explicando los hallazgos paleontológicos de la cuenca de Baza (Granada)", cuenta Bienvenido. Además, añade el paleontólogo, "quiero tratar también el entorno ecológico en el que se desenvolvían los primeros homínidos, apoyados por datos muy interesantes". Una ponencia en la que el científico catalán relatará que "las primeras evidencias de vida humana se sitúan en Orce". Para los más curiosos e interesados en este entorno milenario, Martínez mostrará datos e información en respuesta a la pregunta de cómo llegaron los primeros homínidos al continente.

La exposición que adelanta este científico "será asequible para todo tipo de públicos". Utilizar en este tipo de ponencias un lenguaje técnico y científico no sería viable. Es necesario saber cómo divulgar esa información. "Los científicos tenemos la obligación de saber explicarnos y que todas las personas presentes en las conferencias puedan conocer lo que deseen". Y precisamente por este motivo, Bienvenido aclara que su ponencia no será un monólogo ni mucho menos, sino que se permitirá el debate, las preguntas y la interacción entre los asistentes y el ponente.

Lo cierto es que la provincia de Cádiz es rica en yacimientos, "con restos paleolíticos muy interesantes". El río Guadalete es uno de esos ejemplos en los que se pueden encontrar industrias achelenses. También en el Chaparral, de Villaluenga del Rosario, "existen yacimientos que albergan una fauna muy interesante", dice Bienvenido Martínez. A pesar de esta riqueza paleolítica, Martínez cree que no se ha hecho todo lo que se podía hacer aún. "Se ha investigado bastante en las zonas de Andalucía más importantes a nivel arqueológico, pero es necesario que se haga más por conocer nuevos registros paleolíticos", reclama Martínez.

Por este motivo, Bienvenido Martínez cuenta que está "muy contento de que se celebren jornadas como éstas. Hace bastantes años hablar de evolución humana era sinónimo de especialista. En cambio, ya hace algunos años que la Prehistoria forma parte de nuestra cultura cotidiana". Para Bienvenido, que Jerez haya apostado por unas jornadas como éstas supone que "existe un interés por parte de la sociedad por saber de dónde venimos, cómo se ha producido nuestra evolución y por qué estamos aquí". El paleontólogo, además, anima a que otras ciudades se sumen a esta iniciativa. "Esta actividad que organiza Jerez debería realizarse en otros muchos lugares, ya que repercutiría en un beneficio, especialmente, a las personas que no conocen nuestra prehistoria, además de otorgar una mayor cultura general. Pero también nos ayudaría a nosotros mismos -los científicos- de forma egoísta, ya que tendríamos una mejor repercusión y una mayor posibilidad de financiación de nuestras investigaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios