Cultura

Un protector para Diego Velázquez

  • El jerezano Jesús Brenes prepara una exposición homenaje al pintor sevillano con copias de sus cuadros más representativos como Las Meninas o los retratos de Carlos IV, realizadas por él en los últimos años

No le tiene miedo a nada. Y así debe ser porque se ha atrevido a copiar las obras más destacadas de Velázquez. "Mi afición por la pintura la tengo desde que era un niño. Nací con pintura en la sangre. Mi ilusión siempre ha sido pintar", comenta Jesús Brenes, en su estudio de la calle Palomar. Su 'fijación' por Velázquez comenzó cuando el autor tenía tan sólo 14 años y fue a visitar el Museo del Prado a Madrid. "Cuando entré me quedé alucinado, pero cuando ya vi el cuadro de 'Las Meninas'... Me sentía parte de él, con esos espejos en los que parece que te reflejas. Me impactó. Me han gustado muchos pintores, pero él es mi punto de referencia", cuenta Brenes, que reconoce su amor por la pintura más clásica.

Retratos de Felipe IV, 'La Fragua de Vulcano', 'El triunfo de Baco', 'Las lanzas', 'La costurera', 'El Aguador de Sevilla' y por supuesto, 'Las Meninas' pintadas por Brenes, son una manera de poseer las obras de Velázquez, aquellas que hicieron a Jesús admirar al autor sevillano. El jerezano ha pintado "de todo", pero esta afición ha sido siempre un hobbie. Ahora, prejubilado de la Azucarera, tiene el tiempo soñado para dedicarse a los pinceles. "Creo que a través de mis obras la gente puede conocer mejor a Velázquez, incluso cómo era como persona. Es como hacerle un homenaje". Para Brenes, el sevillano es "el pintor por excelencia".

El deseo de Brenes es poder exponer todas estas obras en algunas de las salas de la ciudad, allá por el mes de septiembre, "que está bastante animado", una propuesta que ya le ha hecho llegar a la delegación de Cultura y Fiestas, de la que espera ahora una respuesta.

Serán más de una treintena de cuadros, enmarcados por él mismo, muchos de ellos, a tamaño natural.

Así, la elaboración de una de las obras de Brenes conlleva "bastante tarea". Primero se elige un tablero de grandes dimensiones, "porque un lienzo supone muchísimo gasto", se impregna de cola, se cuadricula y se va pintando con lápiz y pincel. Jesús se basa en las imágenes de catálogos, en los que aprecia perfectamente los detalles del autor. Brenes pinta incluso "los arrepentimientos" de Velázquez en sus obras, aquellos 'fallos' de la pintura del sevillano que la hacen más apreciada aún. "No es una pintura relamida-comenta Brenes-, ni detallista, parece que daba las pincelas sin más. Creo que fue el creador del impresionismo".

Jesús, que sólo ha expuesto una vez, en Paleta de Colores, reconoce que está fuera de los círculos creativos de la ciudad, "no me relaciono tampoco con muchos pintores. Ahora que tengo todo el tiempo del mundo quiero exponer y llevar a los jerezanos nuevos datos sobre Velázquez".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios