Cultura

El Teatro Villamarta reanuda su actividad con Las Niñas de Cádiz y Carmen Linares

  • La compañía teatral presenta 'El viento es salvaje', Mejor Espectáculo Revelación de los Premios Max de 2020

  • La cantaora jienense celebra sus 40 años en el flamenco

Imagen de la obra teatral ‘El viento es salvaje’ de Las Niñas de Cádiz Imagen de la obra teatral  ‘El viento es salvaje’ de Las Niñas de Cádiz

Imagen de la obra teatral ‘El viento es salvaje’ de Las Niñas de Cádiz

El Teatro Villamarta reanuda su actividad con el humor de la compañía Las Niñas de Cádiz -que presenta el día 19 de febrero 'El viento es salvaje', obra premiada como Mejor Espectáculo Revelación de los Premios Max de 2020- y el magisterio flamenco de la cantaora Carmen Linares, que celebra el día 26 del presente mes en Jerez sus 40 años de carrera artística. Ambas citas tendrán lugar a las 16 horas, un cambio horario en consonancia con las restricciones de actividad decretadas por la Junta de Andalucía.

‘El viento es salvaje’ es una recreación libre de dos de los personajes femeninos más apasionantes de la historia de la cultura clásica universal: Fedra y Medea. Sin embargo, Las Niñas de Cádiz llevan a estas dos heroínas al sur del sur, es decir, a Cádiz, para preguntarse "¿Cómo es una tragedia en Cádiz?". De este modo, la tragedia clásica -en verso- se convierte en humor, como no podía ser de otra manera en un espectáculo de Las Niñas de Cádiz.

Y es que esta compañía gaditana parte de la idea de que toda historia terrible contiene una paradoja que puede acabar en comedia y viceversa. La obra pone el foco en dos amigas -Vero y Mariola- cuya suerte o desgracia han marcado sus vidas. La pieza teatral se propone contar un conflicto a través del género de la chirigota hasta casi alcanzar la categoría de tragedia clásica.

La acción se sitúa en un Cádiz "macondiano", según Ana López Segovia, directora, actriz y autora del texto. Añade que, aunque no cuenta con elementos del realismo mágico, sí ha querido introducir “cierta conexión con lo sobrenatural”. Un ejemplo de ello es el sonido de la flauta del afilador, que se convierte en un presagio de que va a saltar el viento de levante. “En la sociedad europea hay muchos elementos mágicos que no vemos”, precisa Ana López Segovia.

La chirigota, asociada a la comedia, sirve en ‘El viento es salvaje’ como vehículo para contar el drama de los personajes y reflejar así esa peculiar forma de abordar los problemas en el sur. “Te están contando algo y casi tienes que girar la cara para no reírte”, confiesa la directora.

El montaje combina los versos populares y los cultos sobre una escenografía sencilla. “En nosotros hay siempre un empeño en fusionar lo culto con lo popular. Es un terreno que nos apasiona y que nos enriquece y al que no queremos renunciar”, resalta Ana López Segovia. Tampoco su estética teatral renuncia al humor. “El humor como herencia de la tierra de donde venimos y a la que siempre volvemos”, añade. Una filosofía que comparte el resto del elenco artístico formado por Alejandra López, Teresa Quintero y Rocío Segovia.

De otro lado, la cantaora Carmen Linares celebrará sus 40 años de carrera artística con un concierto que tendrá lugar el viernes día 26 de febrero. Su relevante papel en el mundo del flamenco ha quedado demostrado tanto en las actuaciones en directo como a través de algunos discos, que son ya imprescindibles en la historia de esta singular expresión artística. “Estoy en un momento muy creativo”, asegura Carmen Linares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios