Cultura

Un poco de rock and roll y sentimiento

  • Fali Abad lucha por hacerse un hueco en la música con su primer disco, 'El Sherry Rock'. "Tienes que autoproducirte el trabajo y utilizar las redes sociales para hacerlo viral", afirma.

De día va con una escoba en la mano. De noche, siempre con una guitarra o componiendo canciones. Fali Abad se siente sureño. Su música ha nacido y crecido en Jerez, su ciudad, pero parece llamarle la atención la del sur de Estados Unidos. El cree que sus "Jereles" son "la Nueva Orleans de España", por ello el ritmo que tiene impregnado su primer disco, 'El Sherry Rock'. En él se mezclan varios estilos como el country o el bluegrass, pero este sencillo concentra, como define Abad, "el rock de los jerezanos".

Este artista estudió para ser técnico de sonido y el ejercicio de esta profesión durante algunos años le abrió muchas puertas a la hora de grabar un disco compuesto por siete canciones. Con él, como establece en sus letras, llega para "demostrar lo que tengo: un poquito de rock and roll y sentimiento". Además, han colaborado artistas de la talla de Diego Pozo, conocido guitarrista jerezano de otros grupos innovadores de su época como fueron Los Delinqüentes.

El momento tan complicado que vive el mundo en el que se quiere introducir no le asusta. Será que, como reza la primera de las canciones del disco, "no hay ritmo que no aguanten los del Sherry Rock". "La música vive un momento raro", afirma Abad, que no se amilana en su intención por continuar en este camino: "Es extraño, porque antes sacabas un disco y al no existir Internet ni las plataformas digitales, el público tenía la necesidad de adquirir el disco. Ahora tenemos que trabajar de otra forma diferente. Hoy en día el comercio y el negocio de las productoras es prácticamente nulo, así que tienes que autoproducirte tu disco, tu proyecto y, sobre todo, hacer una especie de autopromoción por las redes sociales para intentar hacerte viral".

El cambio se produjo de forma casi instantánea con la llegada de Internet. El joven artista rememora su adolescencia, cuando solo era un fan de la música: "Yo tenía 13 ó 14 años cuando empecé a escuchar música. Si quería comprar un disco, yo ahorraba para poder escucharlo. Si no, tenía que esperar un programa de radio o ir al directo. Pero había que ahorrar. Yo me acuerdo de ir a comprar los discos el mismo día que salían y hoy eso no existe. Tú quieres escuchar un adelanto y ya lo tienes, y además a coste cero". Pero este cambio no se traduce solo en inconvenientes, ni Fali Abad se muestra en contra de estas plataformas digitales, que son la mejor opción y la más viable económicamente para que 'El Sherry Rock' consiga llegar lo más lejos posible. De hecho, el disco se puede comprar en formato físico, pero no es imprescindible pagar para escucharlo; Fali Abad ha subido el disco tanto a su canal de Youtube como a Spotify. "Yo soy consumidor digital y consciente de la situación. En cierta manera también formo parte de la 'piratería', por eso colgué mi disco en todas las plataformas digitales. Mi trabajo lo va a escuchar quien quiera y lo va a tener de forma física el que quiera tenerlo de recuerdo".

La lucha por hacerse un hueco en este mundo de la música es más complicada de lo que parece. Todo se vuelve un frente en el que 'pelear'. Mientras la música no aporta lo suficiente para vivir de ella, hay que compatibilizarla con un empleo que sí reporte unos beneficios económicos como para poder vivir: "Lo compagino porque el horario me lo permite. Trabajo en Urbaser. Además, mi otro 'trabajo' es el de técnico de sonido, que está inmerso en la música. Este segundo empleo me ha ayudado a adentrarme en el mundillo y he tenido acceso a muchos de los músicos relevantes que han participado en la grabación de mi disco. De todas formas, aunque tuviera una jornada laboral muy extensa, cuando le quieres sacar tiempo a algo, se le saca. Cuando 'más' tiempo le saco yo por ejemplo es cuando trabajo, porque la música viene conmigo a todas partes".

Los conciertos comenzarán a partir de septiembre. En agosto Fali Abad tan solo acudió, ayer, al Atún Festival, donde también estarán otros artistas jerezanos como El Canijo de Jerez o el grupo 'Enseco'. En estos 'rings' será donde más deberá pelear para seguir con su sueño: "A nivel semiprofesional está claro que se vive de esto -por los conciertos-. Sobre todo por el tema de la digitalización de los discos". Pero subirse a un escenario también es motivo de disfrute, aunque si tuviera que elegir no sabría si preferiría ese momento a la grabación de un disco: "Me gustan los dos. En ambos se viven muchos nervios. En el directo tienes que salir a escena, hay un montón de gente viéndote, no puedes fallar... En el estudio tienes la tensión de tener que grabar la pista bien. Por ejemplo, no puedes tener al técnico con una pista tres horas porque te mata. Además, un músico tiene que darlo todo en un estudio".

Fali Abad sigue su camino. No va solo, le siguen sus amigos, su familia y sus fans. Después de dos años de grabación de su disco, ahora que éste está en la calle, ya puede cantar aquello de: "Hoy me siento bien. He vuelto a Jerez".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios