Cultura

La televisión y la radio, alternativas al ocio cultural según el informe de la SGAE

  • El consumo cultural siguió descendiendo en 2013, año especialmente negro para el cine y la música popular

El consumo cultural siguió descendiendo durante 2013, un "mal año" para la cultura, que acumula rebajas desde 2008 de un 30%, pero especialmente negativo para sectores como el cine y la música popular, frente a la televisión y la radio que se han convertido en una alternativa al ocio en tiempos de crisis. Así se desprende de los datos del Anuario de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) presentado ayer por el presidente de la Fundación de la entidad, Antonio Onetti, que consideró que el aumento previsto en los Presupuestos Generales del Estado para 2015 no es suficiente "tras el descenso del 25%" del pasado año. "Está muy lejos de las cifras que la cultura necesita", dijo.

En lo que se refiere al cine, los descensos acumulados en asistencia y recaudación desde 2008 (casi un 29 y un 20 % respectivamente) se agravaron de tal forma que se perdieron el 17,8% de los espectadores y el 18,5% de la recaudación. También para la música popular en directo en 2013, primer ejercicio completo con un IVA del 21%, fue un año difícil pues sufrió una caída de un 11,4% en el número de conciertos; los espectadores se redujeron en un 12,4 % y se recaudó un 13,6% menos. Por el contrario, el consumo televisivo creció desde 2008 un 7,5%, es decir, 17 minutos más de la media diaria por habitante, situada en 111 minutos. El público de la radio aumentó desde 2008 un 6,7%.

El año 2008 representó para las artes escénicas un punto de inflexión, ya que, tras registrar sus máximos indicadores, inició ahí una importante caída cifrada en un 30,4% en número de representaciones; del 34,3% en la asistencia y del 23% en recaudación. Las cifras de 2013 arrojan un descenso en el número de funciones de un 4,7% respecto a 2012; de un 4,1% en espectadores y de un 3,5% en la recaudación. La danza acumuló mayores pérdidas con la mitad de representaciones y recaudación.

Ópera y zarzuela sufrieron el pasado año descensos de espectadores en un 8,4% y de recaudación en un 10,4%. Pero aunque la clásica vivió descensos en todos sus indicadores, con caídas acumuladas del 18%, su trayectoria no es tan negativa como la de la música popular en vivo porque, según Onetti, "el nivel de inversión pública es mucho mayor". La música grabada redujo sus ventas en un 56,2 % (un 15,1% entre 2012 y 2013), el mercado del vídeo tuvo en solo cinco años y a pesar de la consolidación del Blu-ray una bajada del 69,2% en los ingresos y tampoco se salvó el mercado de los videojuegos, con una pérdida de ingresos totales (hardware, software y periféricos) del 46,8%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios