Nmires arriba' es una película de Adam McKay de la que se habla mucho. A algún crítico se le nota que le pica el grano. A mí me gustó. Relata con acidez lo que ocurre en EE.UU. cuando unos científicos comunican al gobierno que un gran cometa va a chocar contra la Tierra destruyéndola. Hay reacciones kafkianas - o, mejor, 'trumpianas'-. Surgen negacionistas y consignas contra la ciencia: "Que no te quiten tu libertad". ¿Les suena? Y "no mires arriba", para no ver el cometa que se acerca.

Pienso que si, en lugar de un cometa, fuera un virus pandémico (como el COVID) o el cambio climático, el desarrollo argumental sería parecido. Y tampoco variaría mucho si la trama se desarrollase en España.

Recientemente, nos hemos encontrado con declaraciones de dos representantes del gobierno andaluz que encajarían perfectamente en la película de McKay. Así, el inefable Juan Marín ha preguntado "si pensamos que contratando a 8.000 profesionales sanitarios se iba a solucionar la pandemia". Y, por su parte, la delegada del Gobierno Ana Mestre, ante las denuncias de desmantelamiento y privatización de la sanidad pública, respondió que "eso lo repiten como un mantra pero no lo demuestran". ¿Hace falta más demostración que ver la saturación de la atención primaria -donde ni cogen el teléfono-, los retrasos de las citas, las listas de espera o las dificultades para hacerse una PCR? Aumenta la gente que tiene que pagar por hacerse el test. Y a los negocios sanitarios privados, cada vez más facilidades y conciertos. ¿Eso no es el principio de la privatización? ¿Y la atención puede ser la misma con 8. 000 sanitarios menos? Sr. Marín, Sra. Mestre: enfríense la boca antes de hablar.

Si pueden, vean 'No mires arriba'. Seguro que identifican en algún papel a estos políticos gaditanos… y a alguno más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios