Análisis

David Sánchez

Arcoíris

Valverde es, sin ninguna duda, el corredor más completo de la historia del ciclismo español

Lo admito. Es mi predilección. Y el pasado domingo salté y grité para celebrar por todo lo alto lo que estaba ocurriendo a casi 2.500 kilómetros de mi calle, donde Alejandro Valverde ponía el broche a una carrera plagada de éxitos con la victoria en el Campeonato del Mundo celebrado en Innsbruck. Pocas veces un vencedor ha generado tanto consenso entre sus compañeros, los equipos , la prensa especializada y el público en general. Si había alguien que merecía el maillot arcoíris, ese era Alejandro Valverde. Lo ha conseguido en 2018 y con 38 años en las 'patas'. Su primera medalla mundialista fue en 2003. En estos 15 años ha subido al podio del Mundial en siete ocasiones, dos platas y cuatro bronces jalonadas ahora con el oro en tierras austríacas. Pero en su extensa carrera, además, ha logrado una Vuelta a España y ha subido al podio del Giro (en su única participación) y del Tour. Sus detractores (de sofá) siempre le han recriminado que no es un ciclista de grandes vueltas (¿qué es ser ciclista de grandes vueltas?), aunque podría refutarles con sus ocho podios entre las tres grandes. Algunos creen que la temporada ciclista comienza en mayo con el Giro y acaba en septiembre con La Vuelta. Valverde es un tipo de ciclista único. Único porque sólo él es capaz de ir a tope en febrero, ganar carreras en las clásicas, rascar alguna etapa en Tour o Vuelta y estar en el selecto grupo de favoritos en los mundiales. Busquen algún otro. No lo encontrarán. El murciano ya tendría un monumento si hubiera nacido en Bélgica. Pero es de Las Lumbreras y ya sabemos cómo nos las gastamos los españolitos. Afortunadamente, cuenta con el reconocimiento de los que saben de esto. Y es que el palmarés ya lo quisieran para sí muchos: 5 Flecha Valona (nadie tiene más); 4 Lieja-Bastoña-Lieja, 2 Clásicas de San Sebastián, 2 Dauphiné... le convierten, sin ninguna duda, en el corredor más completo de la historia del ciclismo español. Y ahora, a por la medalla que le falta, la de los Juegos Olímpicos, en Tokio 2020. Porque de retirarse, como ya ha advertido, "ni de coña".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios